BASQUE COUNTRY

Reconstruir la historia supone, fundamentalmente, retomar los datos recogidos hasta el presente, seguir acumulando datos hasta el momento ignorados por parcialidad o incapacidad pero supone utilizar definitivamente, una visión dialéctica de los acontecimientos en tiempo y espacio partiendo del  material objetivo que implica la llamada formación histórica o económico social (Marx) con la que se supera el subjetivismo del mito que ha adornado el conocimiento del pasado hasta nuestros días con la intencionalidad de perpetuar las “esencias” de viejas dominaciones.

Aquella potente clase trabajadora forjada en sus orígenes en la Bizkaia de finales del XIX en las huelgas de 1890, 1903, 1917… en la cuenca minera, en los enfrentamientos con la patronal organizada en la “Liga Vizcaina de productores”, de los Chavarri y Cia, con  los que en 1918 pactaría Indalecio Prieto para alcanzar su escaño de diputado por Bilbo , ....

Se nos han ido tantos camaradas por la puerta lateral, sin hacer ruido, con la misma  timidez con la que entraron en el Partido y la piel ajada por el desvelo, la tortura y la “mala vida”. ¡¡Qué vergüenza debiera darnos haber permitido tanto silencio oprobioso!!

Algunos de sobra conocidos, como Larrañaga, Celestino Uriarte… y tantos otros sin más apelativo que camarada y un nombre propio: Andrés, Juan, ... Anónimos entregados a la única causa que merece la pena entregarse, la de la libertad.

Irakurri agiria - Ver el documento completo en PDF

Tras doce años de actividad,  las dos ramas más importantes de la insurgencia vasca, ETA(m) y ETA(pm), clausuran un período de enfrentamiento contra el Estado. Milis y polimilis efectúan el cierre definitivo de la Guerra Revolucionaria y junto a ella, la estructuración frentista y la doctrina de la espiral que debía conducir a la consecución de un Ejército de liberación que tomara el poder. Aún así, esta última premisa no se descarta por completo, sobre todo por parte de los político-militares.

Retomemos la cuestión desde la ruptura de Argel. La organización ETA comienza a contemplar sus límites de maniobra en un proceso político negociador y por ende, los límites de la “línea mili” tomada como correcta en los años 70 y 80. Sus comunicados, como hemos podido leer en la primera parte de esta exposición, son una buena muestra de ello

Para entender los distintos procesos de negociación entre ETA y el Gobierno español debemos antes retrotraernos en el tiempo, allá por los comienzos de los 70, y analizar los debates que se dieron en ese momento, sobre el papel que debía tener la lucha armada en el proceso de liberación y quién tenía que ser el sujeto político que se encargaría de asumir sentarse frente al Estado y desarrollar un proceso político en consecuencia.