Mi respuesta ante el ataque al marxismo y la URSS del articulo: "El Socialismo del Ché Guevara y de Baduel: El Verdadero Socialismo"

el marxismo a debate
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

x Manuel Sutherland

¿Es posible comparar la corrupción de los tecnócratas soviéticos con los boliburgueses? Es posible comparar los privilegios y lujos de ésa burocracia mediocre de la URSS con los escandalosos y mil millonarios saqueos a la nación de esta casta neo-bolivariana y seudosocialista?, sabemos que ¡no! Los antimarxistas y postmodernos recibieron un empujoncito del presidente Chávez

Amigos, en mi humilde criterio considero a éste artículo demasiado: "El Socialismo del Ché Guevara y de Baduel: El Verdadero Socialismo", anti-soviético, postmoderno y antimarxista. Lamento no tener el tiempo suficiente para contestar con amplitud las agresiones sufridas en este artículo por el movimiento revolucionario proletario más grande en la historia, que dio a luz en 1917 un inmenso  proyecto profunda y verdaderamente constructor de una alternativa humanística al capitalismo, y también lamento no responder con mejor presteza algunos asuntos esgrimidos por los antimarxistas y postmodernos que recibieron un empujoncito del presidente en su programa televisivo Alo Presidente del 22 de julio de 2007.

Acá les presento unas breves críticas, con ánimos de que pueda haber una respuesta a favor en contra de esas posiciones, lo cuál puede colaborar a entender que el socialismo debe construirse, teorizarse y formularse en conjunto, con la participación activa de los trabajadores oprimidos en el sistema, y no, no debe emanar la sociedad socialista de la cabeza inventora del demiurgo.

Al final está el artículo, que critico e invito a leer previamente a mi respuesta. Lo coloqué así para que se entienda el porqué les envío éste artículo y mi respuesta.

Hacer una analogía entre la revolución rusa y el apenas incipiente proceso bolivariano es un craso error, y tratar de minimizarla al decir que el bolivariano si va hacia un "verdadero socialismo" por sus logros es una mera ficción política. Quisiera aún el novel proceso Bolivariano lograr con muchos menos recursos,  sin las  guerras civiles y mundiales que atravesó la URSS, con mas tecnología, menos atraso todo lo que se pudo hacer en la URSS en cualquier nivel de comparación. Es poco menos que ofensivo comparar estos modelos, el pasado versus un futuro estimado. Incluso, puede considerarse inicuo.

El término "socialismo real" es una respuesta fácil utilizada por al burguesía para demeritar cualquier tipo de Socialismo, incluso el que construyó el Che en Cuba con Fidel. Es una frase de la burguesía para perversamente indicar que la única vía al socialismo es la usada y el fracaso es su destino unívoco.  La frase    "socialismo real" es un eufemismo burgués, que invita a entregarse al capital en el marco de su mentado fin de las ideologías.

El "derrumbamiento de la URSS" es otra entelequia burguesa. La URSS no colapsó, no se desmoronó como un castillo de naipes por los diversos problemas (graves), NO. La URSS fue destruida por una capa derechista de la dirigencia del PCUS, aliada con la burocracia, y agentes del imperialismo quienes intrigaron y urdieron un plan para derrocar a la dirigencia de izquierda del PCUS e instaurar la economía de mercado más salvaje  y lamentable. La contrarrevolución tomó de nuevo el poder con un golpe maestro. Es cómico creer en colapsos político-económicos y surgimientos de la nada, de un cambio social de un sistema por otro, todo tiene responsables y culpables.

Por tanto, hablar de derrumbamiento, fracaso o etc, es repetir y alabar un discurso burgués, antirrevolucionario y reduccionista.

Sería disparatado pensar, y tan sólo imaginar que en la URSS se hubieran marginado a tal extremo insinuado en el artículo cualquier racionalización revolucionaria de las condiciones subjetivas, ni de la superestructura de la sociedad. Decir que para la URSS nada le importaba la ideología marxista, liberadora y revolucionaria es poco menos que una locura. Repetir que no había discusión ni construcción de procesos teóricos tendientes a formar el hombre nuevo es una mentira atroz. Estamos a años luz en Venezuela de  la construcción de un debate y de una ciencia social crítica como la soviética, Cubana, China etc. Acá se manejan mucho más hondamente las ideas del capitalismo y los referentes de la ideología burguesa arraigada en lo más hondo del espíritu. El camino es largo.

Citar a Baduel, cuando dice que nuestro sistema socialista ¿propio? "no se escribe ni se formula antes" es un despropósito y poco menos que una chifladura. Es decir, aseverar que los pueblos que tienen 500 años de colonización y 200 años de capitalismo de periferia (sin revolución industrial) van ha hacer el socialismo "en el camino al andar" es terriblemente antirrevolucionario; e indicar que con los referentes de capital en la mente, poco a poco irán construyendo el socialismo con el sólo hecho de existir, caminar  y trabajar es una Farsa. Esa explicación naturalista que los  sistemas por sí solos cambian de estructura es una vil y reaccionaria trampa para impedir la crítica y la participación activa de buena parte del pueblo que desea cambios mucho más profundos.

Citar a Mariategui, un estudioso y escritor de marxismo de altura y trascendencia, para decir que debemos ir al socialismo, sin teoría socialista, sin estudios, discusiones y construcción intelecto-práctica es una traición a las experiencias de lucha y triunfo de millones de revolucionarios del mundo que nos han dejado un legado inmenso.

Afirmar que las repúblicas soviéticas, y los demás socialismo son "capitalismos de Estado" suena poco más que temerario. Si el Estado obrero, de los trabajadores, el pueblo en armas, desplaza a la burguesía como clase dirigente, la expropia y pone en manos de, como dice Lenin: "un consorcio del pueblo edificado como Estado" la producción y distribución de bienes y servicios que antes estaba en manos de la plutarquía, ¿eso es capitalismo de Estado? Alegar eso denota un alto grado de tergiversación de los hechos objetivos. Un Estado, que codo a codo con la burguesía industrial, financiera y comercial negocia con el gobierno  como administrar los recursos, las ganancias y como incrementar la producción y exportación de las empresas burguesas y de las empresas del Estado, constituidas como Sociedades anónimas con criterios financieros burgueses, eso No, eso no es capitalismo de estado, eso es revolucionario en el mundo al revés de los neo-socialistas; que por el llamado de Chávez se meten a socialistas de la noche a la mañana.

Escribir que "la planificación versus el mercado, el sistema presupuestario de financiamiento, los incentivos colectivos o morales, tenían como objetivo la búsqueda de un modelo de construcción del socialismo fundamentado en estos criterios y por tanto, distinto del soviético (...) más dirigido hacia las enseñanzas del Ché que a modelos ya fracasados" es desconocer los avances teóricos prácticos en el campo socialista de la URSS y las demás valientes construcciones anticapitalistas. Es borrar la historia de un sólo plumazo, es negar la grandes ayudas solidarias de las brigadas  rojas, los apoyos a la lucha armada, los intercambios de petróleo por caña de azúcar a precios iguales, las asistencias financieras directas etc. Decir que ellos fracasaron así sin más, es darle la razón al imperio cuando no la tiene. Es ver la realidad con las gafas burguesas y explicarla con las mismas gafas palabras.

¿Es posible comparar la corrupción de los tecnócratas soviéticos con los boliburgueses? ¿Es posible comparar los privilegios y lujos de ésa burocracia mediocre de la URSS con los escandalosos y mil millonarios saqueos a la nación de esta casta neo-bolivariana y seudosocialista?, sabemos que ¡no!. La obra de empresas de maletín, la apropiación privada del trabajo colectivo (la explotación) y el enriquecimiento traducido en inversiones especulativas y la adquisición de activos de capital, por una ralea de corruptos que exhiben sus riquezas con desparpajo palidecen por completo los privilegios y lujos de ésa mísera burocracia rusa, incapaz de tener empresas, fábricas y explotar trabajadores, porque los medios de producción los tenía solamente el Estado.

No quise hacer en éste espacio, las críticas que debemos hacer al modelo soviético y demás seguidores, que en todo caso se refieren a graves distanciamientos con las construcciones teóricas marxistas. Tampoco una apología al socialismo científico, sino una revisión muy breve de algunos de los hecho históricos que se falsean y diluyen en la vorágine ideológica burguesa y postmoderna de los sucesos que cambiaron el porvenir de la humanidad (hechos como: el inmenso mar de sangre que derramó el sovietismo, para frenar el genocidio nazi) que son sin duda ejemplo en sus triunfos y lecciones para no incurrir en los terribles y dolorosos errores que cometieron.

Es menester deja la prepotente idea de querer construirlo todo desde la "supuesta" nada, (es supuesta porque en sus cabezas, como en las nuestras están los millones de espejismos, parámetros y enseñanzas capitalistas, en forma de prejuicios y miedos y conocimiento metafísico) y comenzar a respetar y a conocer de donde venimos, que hacemos y teorizar el ¿hacia dónde vamos, para qué y por qué? con profundidad y con mucho trabajo.

 

El Socialismo del Ché Guevara y  de Raúl Baduel: El Verdadero Socialismo

Omar Marcano

Mucho se ha dicho y escrito sobre el discurso  del General en Jefe Raúl Isaías Baduel, tanto que hasta ha sido tomado como bandera por  el oposicionismo venezolano para criticar la construcción del Socialismo del Siglo XXI. De hecho Globovisión lo transmitió  como alternativa al  Aló Presidente, pretendiendo de esta forma resaltar la crítica  que hizo Baduel al "socialismo" practicado en su momento en la Unión Soviética, el cual según "el partido político"   canal Globovisión y sus voceros, es presuntamente defendido por el Comandante Chávez y  nuestra Revolución Bolivariana, por supuesto una afirmación torcida y totalmente alejada de la realidad.

Si en algo coincidimos los revolucionarios de hoy es  en la crítica contundente al denominado "socialismo real",  que es precisamente el  supuesto socialismo practicado en la extinta Unión Soviética.  Uno de los críticos mas implacables a este mal llamado socialismo también lo fue, sin duda  alguna, Ernesto Ché Guevara, de quién muchos revolucionarios hemos seguido sus ideas y  ejemplo.

El socialismo para el Ché era el proyecto histórico de una nueva sociedad, basada en valores de igualdad, solidaridad, colectivismo, altruismo revolucionario, libre discusión y participación popular,  todos conceptos  ya plasmados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y llevados a la práctica paso a paso en la construcción del Socialismo del Siglo XXI liderado por el Presidente Chávez, mediante la formulación y ejecución de políticas públicas de profundo contenido social, las cuales están a la vista en Venezuela .

Tanto  las críticas del Ché  al "socialismo real" como su práctica como dirigente y su reflexión sobre la experiencia cubana, estuvieron inspirados por ese  ideal. Esa misma práctica esta siendo llevada a cabo  mediante la conformación del poder comunal y popular, que actualmente esta siendo impulsado por la Revolución Bolivariana de Venezuela.

Decía el Ché:  "un sistema socialista que no tolera la divergencia, que no representa nuevos valores, que trata de imitar a su adversario capitalista, que no tiene otra ambición que alcanzar y superar la producción de las metrópolis capitalistas, no tiene futuro, s i el socialismo pretende luchar contra el capitalismo y vencerlo en su propio terreno, en el terreno del productivismo y del consumismo , utilizando sus propias armas, el mercantilismo, la competencia, el individualismo egoísta, está condenado al fracaso", refiriéndose al sistema político y económico practicado en aquel entonces en la Unión Soviética .

Muchas fueron las causas del derrumbamiento del sistema soviético, pero nadie puede afirmar que fue debido a la práctica del ideal socialista.  Otra historia se hubiera escrito  si en la Unión Soviética se hubiera construido el  Verdadero Socialismo.  Esta construcción es inseparable de ciertos valores éticos, contrariamente a lo que plantean las concepciones economicistas, de Stalin hasta Kruschov y sus sucesores, quienes  sólo consideraron el desarrollo de las fuerzas productivas .

Decía Baduel en su discurso: "…hay que admitir que este modelo teórico -hasta los momentos- ni existe, ni ha sido formulado....". Ciertamente, la construcción de un socialismo propio, endógeno, originario  no se escribe ni se formula antes, se hace con el andar  sobre el camino nuevo. Muy bien decía el  gran revolucionario socialista peruano José Carlos Mariátegui: : "No queremos que el socialismo sea en América calco y copia, debe ser creación heroica. Tenemos que dar vida, con nuestra propia realidad, en nuestro propio lenguaje, al socialismo indo-americano. He aquí una misión digna de una generación nueva" .

La aspiración del Ché Guevara al respecto se puede traducir en tres aspectos fundamentales en la  búsqueda de un nuevo camino, en la búsqueda del hombre nuevo : La Gestión Económica, La libertad de Expresión y de Divergencias y la Democracia Socialista, no la social democracia practicada hoy en día en los países europeos,  la cual  es muy distinta al Verdadero Socialismo que pregonaba el Ché y que actualmente estamos construyendo en nuestra Republica Bolivariana con el quehacer diario. 

Los planteamientos de  Ché Guevara respecto a la Gestión Económica en la Unión Soviética constituyen sin  lugar a duda una dura crítica  al  "socialismo real" de los países del este europeo de entonces, el llamado bloque soviético.   

El Ché se oponía específicamente a los siguientes aspectos:

  • la ley del valor como ley objetiva de las economías de transición al socialismo, tesis de Stalin defendida por Charles Bettelheim.
  • la mercancía como base del sistema productivo.
  • la competencia,-entre empresas o entre trabajadores, como factor de incremento de la productividad.
  • métodos de incentivo y distribución  individuales en lugar de los  colectivos.
  • privilegios económicos para los directores, gerentes y administradores.
  • criterios mercantiles en las relaciones económicas entre países socialistas.

Al respecto Baduel  expone: "… no podemos permitir que nuestro sistema (el Socialismo del siglo XXI) se transforme en un capitalismo de Estado, donde sea el Estado el único dueño de los grandes medios de producción…"  oponiéndose precisamente con lo sucedido en las Repúblicas Soviéticas  por la  aplicación de las prácticas  capitalistas  del  Estado.  Así mismo lo pregonaba el Ché.

En su famoso "Discurso de Argel" (febrero de 1965)  el Ché  Guevara llamaba a los países que se decían  socialistas a "liquidar su complicidad tácita con los países explotadores del Occidente", que se traducía en las relaciones de intercambio desigual que llevaban con los pueblos en lucha contra el imperialismo. Para el Che "no puede existir socialismo si en las conciencias no se opera un cambio que provoque una nueva actitud fraternal frente a la humanidad, tanto de índole individual, en la sociedad donde se construye o esta ya construido el socialismo, como de índole mundial en relación a todos los pueblos que sufren la opresión imperialista".

En su ensayo de marzo de 1965, "El socialismo y el hombre en Cuba, los modelos de construcción del socialismo vigentes en Europa oriental ", el Che rechazaba la concepción que pretendía vencer al capitalismo con sus propios fetiches: "Persiguiendo la quimera de realizar el socialismo con la ayuda de las armas melladas que nos legara el capitalismo (la mercancía tomada como célula económica, la rentabilidad, el interés material individual como palanca, etc.), se pudiera llegar a un callejón sin salida...Para construir el socialismo, simultáneamente con la base material hay que hacer al hombre nuevo".

Uno de los principales peligros del modelo importado de los países de la unión  Soviética  es el incremento de la desigualdad social y la formación de una capa privilegiada de tecnócratas y burócratas: en este sistema de retribución "son los directores quienes ganan cada vez más. Basta ver el último proyecto de la RDA, la importancia que adquiere la gestión del director, o mejor, la retribución de la gestión del director".

El fondo del debate consistía en una confrontación entre una visión economicista, la esfera económica como sistema autónomo, regido por sus propias leyes, como la ley del valor o las leyes del mercado, y una concepción política del socialismo, es decir la toma de decisiones económicas, las prioridades productivas, los precios, etc., según criterios sociales, éticos y políticos.

Las propuestas económicas del Che, la planificación versus el mercado, el sistema presupuestario de financiamiento, los incentivos colectivos o morales, tenían como objetivo la búsqueda de un modelo de construcción del socialismo fundamentado en estos criterios y por tanto, distinto del soviético,  los cuales son los mismos  ideales que pregona el Presidente Chávez, empeñado en construir el Socialismo del Siglo XXI con raíces propias, mas dirigido hacia las enseñanzas del Ché que a modelos ya fracasados.