Los maoístas son los verdaderos comunistas

el marxismo a debate
Typography

Por Jaison C Cooper – Por el 50º aniversario del levantamiento de Naxalbari

¿Por qué la vanguardia de la izquierda está tan mal informada?

Son 50 años y el espíritu continúa. Es un movimiento que ha sido amado y odiado por muchos a partes iguales. También es un movimiento que nadie puede ignorar. ¿Pero se ha entendido bien? A él se han unido mucha sangre, violencia, sacrificio, nostalgia, romance y aventurismo. No hay límite para el malentendido sobre el movimiento naxalita en la India.

Por supuesto, el Estado, su maquinaria de propaganda y los medios de comunicación que lo apoyan, siempre han tenido éxito en retratarlo bajo una luz diferente. La incapacidad de los naxalitas para superar esto también ha contribuido a este malentendido.

En primer lugar, el movimiento naxalita no es obra de algunos jóvenes furiosos como a menudo se representa.

Son las condiciones sociales que existieron durante los últimos años sesenta y setenta lo que le dio vida.

En algún lugar de la India tenía que suceder y sucedió en Naxalbari, una aldea de Bengala.

Las esperanzas crecieron cuando la India obtuvo la independencia de los británicos.

Pero pronto la esperanza dio paso a la desilusión.

Los que habían depositado sus esperanzas en el Partido Comunista de la India también estaban decepcionados.

La gran lucha armada de Telangana, que muchos pensaban tenía el potencial de liderar la revolución, fue vencida con engaños.

Los cuadros descontentos formaron el CPI-M. Pero ese experimento también resultó ser un intento en vano. Internacionalmente se estaba generando demasiado descontento.

La experiencia soviética estaba resultando ser un fracaso.

Pero Mao se levantó como faro de esperanza. “Bombardead el cuartel general del partido” fue el llamado de China.

La Gran Revolución Cultural Proletaria mostró el camino.

Como dijo Tariq Ali, eran años de lucha callejera.

Naxalbari fue inevitable como lo fueron los movimientos de liberación en América Latina, el martirio de Ernesto Che Guevara, la revuelta estudiantil en París y los Panteras Negras en los Estados Unidos.

Naxalbari y la corriente que le siguió fue el resultado de la ambición de llevar a cabo la revolución india.

Se separó de las tendencias revisionistas que se habían apoderado del CPI y el CPIM. Y categóricamente aclaró el camino de la revolución india.

Era la lucha armada que contenía la revolución agraria. E hizo un análisis comparativamente mejor de los tipos de clases de las sociedades indias y de los modos existentes de opresión. Cincuenta años después se describe como la mayor amenaza interna al sistema.

Definitivamente es una descripción de la que los naxalitas estarían orgullosos. Como dijimos antes, hay muchos malentendidos entre las personas con respecto a los naxalitas.

Muchos parecen verlos como diferentes de los comunistas. En realidad, los naxalitas o maoístas, como se les conoce ahora, son comunistas.

De hecho, su contribución al desarrollo del “marxismo-leninismo-pensamiento mao” en el “marxismo-leninismo-maoísmo”, abreviado como maoísmo, junto con el Partido Comunista de Perú, es reconocido por la mayoría de los partidos comunistas de todo el mundo.

Después del revés que el marxismo enfrentó después de las restauraciones capitalistas en la Unión Soviética y China y el ataque posmoderno que negó cualquier papel de un partido de vanguardia, los naxalitas se adelantaron y abordaron audazmente los desafíos ideológicos.

Otro concepto erróneo sobre los naxalitas es que su partido está por el levantamiento de adivasis (indígenas) ya que sus baluartes pasan a ser cinturones adivasi de la India.

El partido maoísta en realidad no es un partido adivasi, es un partido comunista que tiene como objetivo la creación de una Nueva Revolución Democrática en la India.

A diferencia de los partidos comunistas convencionales, los naxalitas trataron de abordar honestamente distintas cuestiones como las castas hindúes y avanzaron en este campo.

No es de extrañar que un adivasi como Misir Besra y un dalit (paria) como Milind Teltumbde estén liderando el movimiento.

Los Naxalitas pudieron no tener éxito en hacer la revolución, pero el impacto que crearon en la India no se puede negar.

Ya sea en el campo de la cultura y la literatura o cualquier otro campo, nadie puede minimizar el papel desempeñado por ellos.

Incluso los nuevos movimientos sociales opuestos al marxismo fueron iniciados por ex-naxalitas en toda la India. Incluso el llamado “trabajo de desarrollo en áreas atrasadas” es para contrarrestar a los naxalitas.

En un estado como Kerala, la reforma agraria homónima se hizo gracias a la creciente influencia de los naxalitas y algunos de sus actos violentos.

Como partido prohibido en el país, la fuerza de los maoístas no puede ser evaluada fácilmente.

Pero es obvio que, a pesar de la severa opresión, siguen siendo fuertes.

Un sistema que es violento de raíz, tendrá dificultades para contrarrestar la violencia Naxalita.

Desde la violencia directa que utilizan las fuerzas armadas hasta la violencia estructural, incluida la pobreza y la desigualdad, el Estado sigue siendo violento de raíz.

La única solución es renunciar a esta violencia. Mientras esto no suceda, es probable que los naxalitas prosperen.

La marcha continuará.

El escritor es un activista de los derechos humanos.

Fuente:

 http://www.redspark.nu/es/guerra-popular/los-maoistas-son-los-verdaderos-comunistas/