BARNEKO GORA-BEHEREZ 3- Proposiciones a los militantes. 1969

Revistas (V Asamblea)
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ver el documento en PDF

BARNEKO GORA-BEHEREZ 3

1969

   

PROPOSICIONES A LOS MILTANTES

SARRERA - INTRODUCCION

Sarrera

GURE ASMOA LITZAKE, ORGANIZAZIOAREN BIZITZARAKO GARRANTZI NAGUSIKO ARAZOETAN, BASEKO BILITANTEK AIZKEN HITZA ESAN DEZATEN, ERAGOZPENIK EZ BADAGO.

LAN HONTAN PRESENTATZEN DITUGU IDEAK, OSO IMPORTANTEAK DERIZKIOGU GURE ETORKIZUNARENTZAT, IDEA HOIETATIK ASKO BERRI BERRIAK DITUZUTE, INOIZ DISKUTITU EZ DIRANAK, EZTA DIREKZIO-MAILETAN ERE.

USTE DUGU, HEMEN PRESENTATUTAKO BERRITURAK ETA ALDAKETAK OSO INPORTANTEAK IZANIK, MILITANTE DANAK — EDO GUTXINAZ GEHIEN GEHIENAK — AMETITZEN BA DITUZTE BAKARRIK, PRAKTIKARA ERAMAN GENEZAZKEALA.

AZKEN HORRIALDEAN, KONSULTA HONEN ERANTZUNAK ZUZENTZEKO ERABILI DEZAKEZUTEN JARRAIBIDE BAT ARKITUKO DUZUTE.

 

Euzkadi, 1.969, apirilak 25.

Nazio-Idazkaritzak

 

Introducción

ES NUESTRO PROPOSITO QUE SEA LA BASE DE MILITANTES, SI NO HAY CAUSA MAYOR QUE LO IMPIDA, LA QUE DECIDA DE TODAS AQUELLAS CUESTIONES DECISIVAS PARA LA VIDA DE NUESTRA ORGANIZACIÓN.

EL ESCRITO QUE PRESENTAMOS CONTIENE UNA SERIE DE SUGERENCIAS QUE CONSIDERAMOS DE GRAN IMPORTANCIA PARA NUESTRO FUTURO. EN BUENA PARTE, ESTAS PROPOSICIONES SON EXTREMADAMENTE NUEVAS Y NO HAN SIDO HASTA EL MOMENTO DISCUTIDAS NI SIQUIERA A NIVEL DE DIRECCION.

DADO EL ALCANCE DE LO QUE AQUI SE DEFIENDE PENSAMOS QUE SOLO SU ACEPTACION POR PARTE DE TODOS LOS MILITANTES —O LA MAYOR PARTE DE ELLOS— HA DE PERMITIR QUE PASEMOS A APLICAR LAS REFORMAS PROPUGNADAS.

EN LA ULTIMA PAGINA ENCONTRAREIS ALGO RELATIVO A LA MODALIDAD QUE PODEMOS SEGUIR PARA LLEVAR A CABO EFECTIVAMENTE ESTA CONSULTA.

 

Euzkadi, 1.969, apirilak 25.

 

                                                     EL S.N.

 

 

SUMARIO

1.- Lo más importante: edificar el partido comunista . . .

2.- Desarrollar y orientar el movimiento de masas del proletariado . . .

3.- Promover y dirigir el movimiento de las clases populares contra el fascismo, la oligarquía y el imperialismo . . .

4.- ¿Cómo organizar el movimiento de las clases populares? . . .

5.- El programa de la revolución popular . . .

6.- Una explicación necesaria . . .

7.- Los nombres . . .

Nota del S.N.  . . . 8

1.— LO MAS IMPORTANTE: EDIFICAR EL PARTIDO COMUNISTA.

Organizar un destacamento de vanguardia del proletariado de Euzkadi, que sea su más alta expresión organizada y que luche por los auténticos intereses de la clase obrera, es nuestra principal tarea. Esto es así porque de que logremos este objetivo depende el que el proletariado se constituya en una fuerza política independiente y, en consecuencia, pueda dirigir al pueblo en su lucha contra el fascismo, la oligarquía y el imperialismo, conquistar con él y a su cabeza una democracia verdadera, poner fin a todas las opresiones que sufre el pueblo, incluida la opresión nacional, y encaminarse —por la puerta abierta de la revolución popular— hacia el socialismo y el comunismo.

Nuestra organización dista todavía de ser ese partido del proletariado que tanta falta nos hace, pero, a pesar de ello, representa el único núcleo organizado cuyo desarrollo puede llevar hacia su construcción. Es necesario que seamos conscientes de ello y que dediquemos nuestras mejores fuerzas a hacer de la nuestra, una organización auténticamente comunista que reunirá, en su día, las condiciones políticas y organizativas indispensables para constituir formalmente el partido de la clase obrera.

Es fundamental que aunque nuestros efectivos, o una parte de ellos, trabajen en el seno del movimiento de masas del proletariado (comisiones obreras) o despliegan una actividad dirigida a las masas populares (C.A.R., Zutik!, etc.,) lo primordial, aquello en lo que hemos de centrar nuestras miras, es la construcción del partido comunista.

2.— DESARROLLAR Y ORIENTAR EL MOVIMIENTO DE MASAS DEL PROLETARIADO.

Si distinguimos varios niveles organizativos, desde el punto de vista de les intereses del proletariado, el nivel superior lo ocupa el partido (que es el jefe político de toda la clase) y el nivel inmediatamente inferior, el movimiento de masas del proletariado.

Es erróneo reflexionar del siguiente modo: "¿El movimiento sindical?... Eso es algo que no tiene mucho interés para nosotros". Es erróneo porque ¿que es el actual "movimiento sindical" sino el movimiento de toda o casi toda nuestra clase. No nos gusta ver a nuestra clase hundida en el plano puramente sindical pero eso no nos demuestra que haya que desentenderse de movimiento aunque sea, en principio, puramente sindical y dedicarse a "actividades políticas" ¿Con quien desarrollaremos esas actividades políticas? Todo lo contrario, si nuestra clase —es decir su movimiento espontáneo— se halla encerrado en las fronteras del sindicalismo nuestra obligación es ir ahí, "clavar" el partido en el movimiento obrero tratar de elevar su nivel hasta conseguir que no el reducido grupo de los militantes del partido si no toda la clase se ponga en cabeza de la lucha popular siguiendo una línea política propia. Convenzámonos, un partido selecto y puro desligado del movimiento de la clase obrera no es tal partido, es, a lo mas, una secta, una asociación de formación o un grupo de discusión "politizado"; nada mas.

3.— PROMOVER Y DIRIGIR EL MOVIMIENTO DE LAS CLASES POPULARES CONTRA EL FASCISMO, LA OLIGARQUIA Y EL IMPERIALISMO.

Nuestra sociedad está desgarrada por numerosas contradicciones pero la que la divide en dos campos antagónicos que abarcan a toda la población es el antagonismo que opone a la oligarquía financiera—terrateniente, al imperialismo y al Estado fascista contra los pueblos peninsulares. Esta contradicción es la fundamental en nuestra sociedad, cuya resolución permitirá resolver posteriormente con relativa facilidad las otras contradicciones y sin cuya resolución todas las demás contradicciones quedan necesariamente en pie. Por eso decimos que el principal obstáculo hacia el socialismo y el comunismo es el poder fascista y las clases que lo sostienen y que las tareas revolucionarias en la fase actual consisten en derrocar el poder político fascista y eliminar las bases de la dominación de clase de la oligarquía y el imperialismo. A esto le llamamos revolución popular.

Para que triunfe la revolución popular es necesario que se reúnan las clases populares en un frente anti-fascista, anti-oligárquico y anti-imperialista. Todas las clases populares de los pueblos sometidos al yugo del franquismo unidas en un frente de los pueblos peninsulares, en el que el frente nacional vasco ha de jugar un papel importante como representante del pueblo de Euskadi, constituyen una fuerza capaz de acabar definitivamente con los reaccionarios fascistas y con sus amos imperialistas. Así pues, los comunistas, además de edificar un partido proletario y de impulsar y encabezar el movimiento de masas de la clase obrera, hemos de promover y tratar de dirigir un movimiento popular que preconice la unión de las clases populares en la lucha por la consecución de los objetivos comunes de la revolución popular.

4.- ¿COMO ORGANIZAR EL MOVIMIENTO DE LAS CLASES POPULARES?.

Sin descartar "a priori" la posibilidad de que con el avance de la lucha y de nuestra fuerza, las direcciones de las organizaciones políticas burguesas que hoy encuadran a la mayor parte de los sectores politizados de Euskadi, se vean obligadas a aceptar el programa de la revolución popular y vengan a dialogar con nosotros, no cabe duda de que nuestra política de unidad popular no puede consistir en llamar a la puerta de los burócratas pro-imperialista de los dirigentes reformistas o de las organizaciones anarco-sindicalistas trotskistas o neo-aranistas. Como queda dicho, estas direcciones se incorporarán —o se enfrentarán— al frente que preconizamos pero, en cualquier caso, se verán obligadas a ponerse a favor o en contra solamente cuando no tengan más remedio.

Para acelerar la consolidación de un frente de unión nacional de todas las clases populares de Euskadi, que habrá de ligarse estrechamente a un frente de los pueblos peninsulares, lo más adecuado es comenzar a construir este frente yendo no a los dirigentes reaccionarios sino directamente al pueblo e intentar así la creación, fortalecimiento y extensión de las formas de unión de las clases populares en las entrañas mismas del pueblo.

En los barrios de las grandes ciudades pueden ser "comités democráticos de barrio"; en las zonas semi-rurales de Vizcaya y Guipúzcoa, mesas abertzales de pueblo; en la universidad, "comité de estudiantes revolucionarios de tal o cual sitio"; etc... Estas experiencias de organización y de lucha han de desarrollarse alrededor de nuestras células comunistas, siempre haciendo suyos los objetivos de la revolución popular, secundando nuestras consignas difundidas por nuestros órganos de prensa puestos al servicio del movimiento popular, irradiando, en fin, nuestra política de unión nacional del pueblo vasco y de los pueblos peninsulares frente al fascismo, la oligarquía y el imperialismo.

La fórmula, en pocas palabras, puede ser la siguiente: una gran flexibilidad en cuanto al nombre de cada plataforma de organización y lucha popular y toda la diversificación que sea precisa en lo que concierne a su presentación formal, y una íntima —aunque a veces imperceptible— unidad de contenido y de acción del movimiento en su conjunto, unidad que han de aportar los comunistas con su incidencia personal en todos los casos y a través de su prensa destinada específicamente al movimiento popular (No haca falta decir que es de vital importancia distinguir claramente entre nuestras células comunistas y los comités de carácter popular)

El crecimiento do estas experiencias, formalmente, en sus inicios, desligadas las unas de las otras, habrán de permitir, cuando su implantación y madurez lo exijan, su completa unificación en un movimiento único no solo por su contenido y acción sino también por su forma.

5.- EL PROGRAMA DE LA REVOLUCION POPULAR.

Los puntos que se han venido reproduciendo en Zutik!, no son los objetivos de un programa revolucionario de unión de las clases populares. Entre ellos hay algunos que pueden ser considerados como parte del programa del partido del proletariado pero no de un frente de las clases populares. En el próximo apartado explicaremos por qué aquellos puntos no valen como programa de un frente y los contrastaremos con los que anunciamos a continuación que no son sino un esbozo elemental.

1º, Amnistía incondicional para los presos y perseguidos políticos; plenas libertades de asociación, reunión y expresión para las personas y grupos políticos, sindicales, religiosos, etc.

2º, Supresión de los derechos políticos de quienes han contraído responsabilidades políticas con el fascismo y de los oligarcas y representantes del imperialismo que lo sostienen.

3º, Constitución de un Gobierno vasco de coalición democrática, autónomo y provisional que habrá de organizar en breve plazo una consulta a la nación vasca para que decida libremente si desea conservar el régimen autonómico o si, por el contrario, es partidaria de la separación de Euzkadi. El Gobierno autónomo y provisional habrá de garantizar, asimismo, la celebración de elecciones, mediante sufragio universal, libre directo, para reunir la Asamblea constituyente.

4º, Desarticulación del ejército fascista y de todos los cuerpos de represión (BPS, BIC, Guardia Civil, Policía Armada, etc.) Creación de un ejército y policía populares controlados por organismos democráticos instituidos al efecto. En el ejército popular tendrían cabida los oficiales del ejército reaccionario que se adhieran a la causa popular.

5º, Disolución del aparato judicial y administrativo del Estado fascista y sustitución del mismo por una justicia y una administración democrática cuyos responsables habrán de ser directamente elegidos por el pueblo y revocables en todo momento. Los funcionarios del régimen fascista serán admitidos en la nueva administración siempre que acaten la transformación democrática y el pueblo decida recurrir a ellos.

6º, Nacionalización de todos loa bienes del Estado fascista, de la oligarquía financiera y de los Imperialistas. Fundación de comités populares de vigilancia para prevenir las tentativas de resucitar los monopolios.

7º, Expropiación de las tierras retenidas por los latifundistas y reparto de ellas entro los obreros agrícolas y los campesinos pobres para que las trabajen individual o colectivamente según determinen libremente. Ayuda estatal a los campesinos en forma de aperos, comunicaciones, créditos adecuados olas posibilidades reales de cada explotación, asistencia técnica, etc. Control democrático de los canales de comercialización de los productos del campo,

8º, Derecho de huelga; igualdad salarial para quien desarrolla el mismo trabajo, independientemente de su sexo o edad; aplicación de la escala móvil a todos los salarios y subsidios; percepción del salario íntegro para los trabajadores en paro o jubilados; adelanto de la edad de jubilación; disminución de las horas de trabajo semanal; aumento de las vacaciones anuales a un mes; protección a las madres trabajadoras; dignificación y perfeccionamiento la seguridad social gratuita y completa, extendiendo la misma a todas las clases populares; reducción general de impuestos y abolición de las cargas fiscales que recaen sobre los trabajadores; abaratamiento de los alquileres urbanos mediante las indemnizaciones necesarias a los propietarios; acabar con la escandalosa especulación del suelo edificable y de la construcción de viviendas; el Estado habrá de garantizar una vivienda a las familias y ciudadanos que carezcan de ella,

9º, Democratización de la cultura; establecimiento del pre salario estudiantil y del aprendiz; enseñanza gratuita a todos los niveles; nacionalización de la investigación. Cooficialidad del euskera y del castellano e igualdad de las dos lenguas ante la ley. Protección del arte y la cultura populares. Favorecimiento de la actividad deportiva de toda la población.

10º, Aplicación de una política  exterior de independencia, paz y neutralidad. Separación de la Iglesia y el Estado.

6.- UNA EXPLICACION NECESARIA.

En los puntos anteriores se habla de "Dirección proletaria", se mencionaba la "línea de conducta internacionalista" como una guía de la política exterior de la democracia por la que luchamos, etc. Estos puntos son necesarios. Nosotros pensamos que la dirección del proletariado es necesaria para que la revolución no se quede en agua de borrajas, pero si queremos consolidar un frente democrático de todas las clases populares, difícilmente lo conseguiremos si empozamos por poner como condición el que acepten nuestra dirección. Nosotros deberemos conquistar esa dirección siendo los primeros y los más consecuentes en la lucha y luego será posible que la revolución democrática prosiga una política internacionalista y muchas cosas más. Esos puntos, pues, están bien para mostrar como debemos conducirnos nosotros en la revolución popular pero no son válidos para unir a las clases populares en un frente anti-fascista, anti-oligárquico y anti-imperialista.

El programa de la revolución o del frente democrático, es un todo estructurado. Sus elementos son los objetivos políticos comunes a la defensa de los intereses de todas las clases populares hoy explotadas y oprimidas por la oligarquía y el imperialismo. Estos objetivos han de ser lo menos ambiciosos que sea posible pero, a la inversa habrán de ser tan ambiciosos como haga falta. Conviene rebajar el alcance tanto cuanto se pueda para que el frente sea lo más amplio posible y permita la mayor unidad, pero no podrá rebajarse más allá de un nivel dado bajo el cual la revolución está imposibilitada para producirse y sostenerse.

Una vez tomado el poder por las clases populares, la revolución puede seguir diversos caminos. Unos tienden a debilitarla y otros a consolidarla y hacerla avanzar hacia el socialismo y el comunismo. Por ejemplo, en materia de reforma agraria, lo esencial es quitar las tierras a los latifundistas y entregárselas a los obreros agrícolas y campesinos pobres que las trabajan. Alrededor de este objetivo y de los que completan la reforma agraria ha de reunirse el mayor número de campesinos. Ahora bien, una vez conseguido esto, los nuevos propietarios habrán de decidir si unir sus tierras en cooperativas o conservarlas fragmentariamente. Nosotros creemos que es más conveniente para el progreso de toda la sociedad la colectivización, o en su defecto, la cooperativización de las pequeñas propiedades agrarias y hemos de hacer agitación en favor de esta idea. Esta es nuestra posición en cuanto se refiere a la evolución de la propiedad rural tras la toma del poder por las clases populares; esta es la posición de nuestra organización. Pero, esto no podemos imponerlo como una condición del frente democrático, habrán de ser los propios campesinos interesados los que decidirán libremente si unir sus tierras o no.

En cuanto al problema nacional ocurre también algo de esto. Los objetivos del frente democrático no pueden ser otros que los de la autonomía inmediata del poder popular revolucionario de Euzkadi y el ejercicio de la autodeterminación mediante el cual la nación vasca expresará libremente si desea la separación —un Estado vasco aparte— o si, por el contrario, es partidaria de la autonomía.

Para nosotros no se trata solamente de acabar con la opresión nacional sino de eliminar además sus secuelas como son rivalidades y prejuicios nacionales. En este sentido podemos considerar aconsejable, tal como lo creemos hoy, optar por la separación al objeto de contribuir a eliminar todas las bases de las rivalidades y de los prejuicios nacionales, dando plenas satisfacciones a la nacionalidad oprimida. Y bajo este punto de vista podremos votar por la separación. Separación que, por lo que a nosotros respecta, no excluirá, sino todo lo contrario, el establecimiento de unas relaciones estrechas con los demás pueblos peninsulares y que no habrá de durar más que lo estrictamente necesario para crear las condiciones de una nueva unidad sólidamente cimentada.

Pero ésta, en fin, es una posición, entre otras, que ha de ser en cualquier caso sustentada dentro del cuadro de la democracia de nuevo tipo por la que luchamos. Otros considerarán que con la autonomía es suficiente. Ni por parte de unos ni de otros se puede imponer como condición a las demás partes del frente el que acepten una solución determinada. Lo importante es llegar a un acuerdo en cuanto al punto de la autonomía y la autodeterminación y, cuando llegue el momento, lo que decida la mayoría de la población será llevada a la práctica. Las únicas actitudes que no caben en el seno de un frente democrático son aquellas que tratan de imponerse a los demás ya sea negando el derecho de Euzkadi a la separación, ya sea el derecho a no separarse y mantener el régimen autonómico.

7.- LOS NOMBRES.

Hasta ahora tratábamos de ser (aunque todavía sin resultados notables, como decíamos en el apartado 1), por un lado "la organización" (lo más estricto, lo de un nivel superior, la organización comunista) de los militantes y, por otro lado, "el movimiento" (de carácter más amplio y popular), integrado también por los militantes, pero además por los adherentes y simpatizantes, etc., KOMUNISTAK, "BARNEKO", las circulares y demás documentos internos corresponderían a la primera; ZUTIK!, los llamamientos, las octavillas, etc., al segundo. La organización comunista no usaba ningún nombre. Su periódico es KOMUNISTAK. El segundo se llama "ETA—ZUTIK!" o "ETA—BERRI". Su órgano es ZUTIK!. ¿Puede considerarse válidos estos nombres?.

Creemos que no. En primer lugar, lo que ya existe, la organización no tiene un nombre. Y es necesario que lo tenga para darse a conocer, dirigirse al proletariado y al pueblo, publicar proclamas y convocatorias, etc. El nombre ha de favorecer su implantación y demarcar su campo. Para ello ha de ser un nombre acortado y expresivo. Nosotros sugerimos que este nombre sea provisionalmente —hasta que hayamos reunido las condiciones políticas y organizativas para acometer la fundación del partido comunista— el mismo que tiene la revista: KOMUNISTAK, sin más.

En segundo lugar, el movimiento popular —que solo existe como proyecto— posee un nombre. Esto está en contradicción con lo que exponíamos antes, en el apartado 4, cuando defendíamos que, en la fase de iniciación de un movimiento popular como el que nosotros hemos de promover, hay que dar cabida a toda la variedad formal que sea precisa para favorecer la instalación de los diversos núcleos organizativos populares. Nuestros militantes han de crear en cada pueblo un comité, una junta , un grupo de unión popular. En cada caso, habrá que ajustarse, en lo que concierne a sus aspectos formales, a las condiciones de cada pueblo o zona, y, desde luego , no podrán multiplicarse estos comités si tratamos de imponer como condición fundamental el que se adhieran a un movimiento ya establecido, con un nombre, un prestigio o desprestigio, etc. Lo nuestro es crear grupos, mesas, comités que estén de acuerdo en los objetivos de la revolución popular, eso es lo esencial y el resto debe subordinárselo. Por estas razones, consideramos inconveniente dar un nombre a todo el movimiento antes de que sus partes integrantes lo reclamen.

Pero, además, si hiciera falta un nombre —algún día será necesario— no estimamos que los de "ETA-ZUTIK!" o "ETA-BERRI" sean apropiados.

Es cierto que muchos de nosotros procedemos de ETA. También lo es que si abordamos la cuestión de si tenemos derecho o no lo tenemos para usar ese nombre, estaríamos de acuerdo en que por lo menos tenemos tantos derechos como "ETA-BAI" o "ETA-ZAHARRA". No obstante no se trata de saber si jurídicamente nos corresponde o no el uso del nombre sino si políticamente nos interesa. Examinemos así la cuestión.

Y si lo hacemos, veremos primeramente que al llamarnos "ETA; aunque le pongamos algo detrás, estamos ligándonos en alguna medida a ETA, a lo que ETA ha sido. Descendamos "legítimamente" o no de la vieja ETA, nuestra realidad actual está en oposición con lo que ha sido ETA. Nosotros somos un movimiento revolucionario nuevo en la historia de Euskadi, representamos al pueblo como nunca lo han hecho quienes han estado atrapados por la reaccionaria ideología aranista. Entre nosotros y lo que fue ETA hay bien poco en común. Hay algo en lo que puede parecer que existe una coincidencia, en el vasquismo. Pero tal coincidencia no existe puesto que, mientras que ETA es la última expresión del nacionalismo (exclusivista, mistificados, anticastellano y racista) vasco pero no vasquista, nuestro patriotismo no se afirma en el odio a los demás pueblos y abre el vasquismo hacia el porvenir. Justamente por haber una apariencia de identidad en este terreno, es mas aconsejable todavía que hagamos un esfuerzo esclarecedor para que nadie piense que entre la vieja ETA y nosotros hay una identidad "en lo abertzale"

En el momento actual el uso de esta firma trae consigo además una posible confusión o, cuando menos, vinculación en la mente de las masas entre ETA-ZUTIK! y ETA-BAI Esta confusión es altamente contraproducente para nosotros, el que el pueblo nos confunda con ETA-BAI aunque sepamos que nada tenemos que ver con ellos, es políticamente mortal para nosotros pues se nos confunde con una organización cuya ideología es sumamente reaccionaria y cuyo carácter pequeño-burgués y de casta se traduce en un comportamiento aventurero y sin perspectivas políticas.

A nuestro juicio hemos de trabajar activamente para distinguirnos de todo el movimiento aranista que objetivamente opera como un freno del movimiento popular. Y para ello, el nombre de ETA no es una ayuda sino todo lo contrario.

No puede pensarse que el nombre de ETA nos va a abrir las puertas en ningún sitio. No es cosa de aprovechar el prestigio de este nombre. Sencillamente: ese prestigio no nos interesa.

Pensamos que hemos de abrir una nueva página en nuestra historia política y nada mejor para empezar que trazar una clara línea divisoria entre nosotros y todas las fuerzas del pasado.

 

NOTA DEL S.N.

A CONTINUACION FORMULAMOS UNAS PREGUNTAS REFERIDAS A LO QUE, A NUESTRO JUICIO, RESULTA MAS DESTACABLE EN EL TEXTO: RESPONDIENDO EXPRESAMENTE A CADA UNA DE ELLAS. CREEMOS QUE LA CONSULTA PODRÁ CONSIDERARSE VALIDA. CADA MILITANTE HA DE EMITIR UNA RESPUESTA QUE NO TIENE PORQUE SER EXTRICTAMENTE NEGATIVA O APIRMATIVA, PUEDE MUY BIEN CONSISTIR, POR EJEMPLO EN UNA AFIRMACION CONDICIONADA A LA INCORPORACION DE UNA ENMIENDA. EL PLAZO PARA HACER LLEGAR LAS CONCLUSIONES ES DE UN MES. ESTE PLAZO SERA AMPLIADO CUANTO HAGA FALTA SI ALGUIEN LO SOLICITA. LO FIJAMOS SIMPLEMENTE PARA REGULARIZAR EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE LA CONSULTA, ES DE DESEAR QUE TODOS LOS MILITANTES RESPONDAN, ESPECIALMENTE SI EXISTE UN DESACUERDO, PUES SI TRANSCURRE EL PLAZO FIJADO SIN QUE TODOS LO HAYAN HECHO, NO HABRA MAS REMEDIO QUE REMITIRSE A LAS RESPUESTAS CON LAS QUE CUENTE.

1ª, ¿ESTAS DE ACUERDO CON QUE PASEMOS A CONSIDERARNOS ABIERTA Y DECIDIDAMENTE COMO UNA ORGANIZACION COMUNISTA Y QUE DEDIQUEMOS A ELLA NUESTRAS MEJORES FUERZAS?

2ª, ¿CONSIDERAS JUSTO QUE DEDIQUEMOS UNA ATENCION MUCHO MAYOR AL MOVIMIENTO DE MASAS DEL PROLETARIADO?

3ª, ¿CREES ACERTADO QUE UNA PARTE DE NUESTRO TRABAJO SE DESTINE A LA TAREA ESPECIFICA DE EDIFICAR UN EMBRION DE MOVIMIENTO POPULAR ANTI-FASCISTA, ANTI-OLIGARQUICO Y ANTI-IMPERIALISTA?

4ª, ¿CREES QUE ES VALIDA LA FORMULA ORGANIZATIVA DEL MOVIMIENTO POPULAR QUE PRECONIZA, PARA LA FASE ACTUAL, LA EXTENSION DE EXPERIENCIAS ORGANIZATIVAS LOCALES FORMALAMENTE DIVERSAS E INDEPENDIENTES PERO INTIMAMENTE UNIDAS ENTRE SI POR SU ADHESION AL PROGRAMA DE LA REVOLUCION POPULAR Y LA PRESENCIA RECTORA DE LOS COMUNISTAS EN SU INTERIOR?

5ª-, ¿ESTAS CONFORME CON EL PROYECTO DE PROGRAMA DE LA REVOLUCION POPULAR TAL COMO SE ENUNCIA AQUI?

6ª, ¿PIENSAS QUE ES BUENO DEJAR LOS NOMBRES DE ETA Y ZUTIK! ?

7ª, ¿TE PARECE BIEN TOMAR PARA NUESTRA ORGANIZACION EL NOMBRE PROVISIONAL (UTIL HASTA QUE LLEGUE El, MOMENTO DE FUNDAR EL PARTIDO) DE KOMUNISTAK?

8ª, ¿QUE NOMBRE SUGIERES PARA EL NUEVO ORGANO DEL MOVIMIENTO POPULAR QUE HABRIA, SI SE APRUEBAN ESTAS PROPOSICIONES, DE REEMPLAZAR AL ACTUAL ZUTIK!?