KEMEN 6 Ateproyecto de nuestro programa

Revistas (VI Asamblea)
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ver el documento en PDF

KEMEN 6

1971

 

- INFORMACION DE LAS REUNIONES CARA AL F.N.V.

- ANTEPROYECTO DE NUESTRO PROGRAMA

- PROGRAMAS PRESENTADOS POR DIVERSAS ORGANIZACIONES NACIONALISTAS (1)

(1) El programa de los “milis” puede encontrarse en su Zutik 59

  

( ETA)                                       K E M E N  –  Nº 6

(euskadi ta askatasuna)   (órgano de lucha ideológica)

FALTAN LAS PAGINAS: 9, 10, 29, 32, 33, 34, 35, 36,  38, 39

IRAULE  EKINTZALEOK, agur;

Siguiendo los órdenes que la dirección de nuestra organización nos dio, la Oficina Política ha realizado éste ante-proyecto de programa, como base de discusión del programa que se debe presentar a las organizaciones que llevan una serie de reuniones de cara al FNV que hoy circulan por nuestra organización, éste programa está elaborado en base a lo que nosotros concebimos HOY como los cinco puntos mínimos sobre los cuales se podía originar un frente de fuerzas obreras y populares en Euskadi.

Con ello queremos señalar tres cosas:

a) Que no es equivalente éste programa con el de ETA como organización de clase, sino que éste es un programa de puntos mínimos. Dentro de éstos puntos mínimos cada organización, comisión, comité, batzar o lo que sea, podrá tomar distintos posturas. Así por ejemplo, donde se habla de socialización de los bienes de los contra-revolucionarios, ETA, en su programa, podrá pensar y expresar que listo hay que llevarlo hasta la abolición absoluta de la propiedad privada.

b) Que independientemente de que se le pongan los siglas FNV o no, (aunque en principio está para ello), es un programa para la clase obrera y capas populares. Lo que habrá que discutir (además del programa) es la posibilidad test-Frente etc.

c) Estos puntos de programa son válidos, a nuestro entender, para la situación de El propio desarrollo de la lucha nos llevará a ir ampliándelos y matizándelos.

Queremos señalar que la exposición que hemos hecho de los puntos la hemos hecho "intermedia" entre como puedo salir en Zutik y como puede salir en Kemen. El hacer un trabajo exclusivamente para militantes pero sin que se pudiera perfilar la forma que luego iba a tomar ante el pueblo nos parecía incorrecto; luego curre que se cambien cosas, no se dice lo que había que decir , etc. Por otra parte el hacerlo EXACTAMENTE, como para publicarlo nos suponía abortar muchas de las experiencias, explicaciones, citas, indicaciones constantes al Z. 59 de los milis, etc., que nos parecen básicas para discutir éste programa entro nosotros.

La semana próxima enviaremos los programas de: EGI, MILIS,  BRANKA, APV. En resumen los tres primeros (ya que el APV no es, propiamente, programa) se sinteticen en:

1.- Euskerización.

2.- Reunificación.

3.- Independencia con un Estado Vasca separado.

4.- Nacionalización de la industria de base.

5.- Democracia política y sindical

Tiene prisa el que aceleremos la discusión de nuestro programa, de manera que podamos presentarlo lo antes posible, porque todos los demás lo han hecho ya.

Como alguno se estará armando ya un lío mental con todo esto, pasamos a exponer como se han desarrollado las reuniones pre-frente (o como queráis llamarlas).

El día 7 de Marzo asistimos ala primera coordinadora donde estaban además de los antes citados: ENBATA, ELA, ELA-berri, PNV. Allí vimos con asombro, que aún no eran oficiales dichas reuniones y que en esa solo seis de  los que allí íbamos (EGI, ENBATA, BRANKA; MILIS, APV y nosotros) estábamos oficialmente representados. La discusión fue sobre oficialidad y no oficialidad y concluyó con la decisión de que a la próxima solo quedarán aquellas que iban oficialmente.

"Sea para lo que sea; para criticar o para unir; sea para expulsar o reconstruir, "(decíamos nosotros) esto hay que realizarlo antro organizaciones. Nosotros no daremos ninguna explicación sobro lo que hemos hecho o vayamos a hacer a unos amigos", sino que lo  discutiremos sólo cuando las organizaciones estén oficialmente representadas". Los otros cinco "oficiales" apoyaban nuestra postura.

En la segunda reunión (27 de Marzo) se dieron de baja el PNV y ELA-zaharra y quedamos definitivamente: BRANKA, EGI, MILIS, APV, ELA-berri, ETA y ENBATA. Se nos sumó también 'Euskadi Mendigoizale Batzar (más conocida por JAGI-JAGI)

Estas reuniones tienen un carácter COORDINATORIO y su trata de discutir los problemas del Frente Desde el comienzo (y en esto los MILIS y alguno más están de acuerdo) hemos afirmado que un Frente no es una suma de siglas de organizaciones. Que el Frente si es  en, con y desde los Comités, los biltzarrak, etc.

Por ello, y dado que la composición política y sociológica de éstas organizaciones obreras y populares es muy variada, nosotros expusimos que como principio democrático y partiendo de que ya estábamos allí unas cuantas organizaciones, se admitiera el que todas las organizaciones políticas que:

a) Afirman la necesidad de un FNV.

b)Están de acuerdo en la necesidad de la lucha por la supresión de la opresión nacional en Euskadi, fueren invitadas a discutir a esas reuniones preliminares. Añadimos a esto, que a nuestro entender no existo el monopolio del abertzalismo y que, en todo coso, será en sus mismas reuniones donde habrá que expulsar, excluir o lo que sea a otras organizaciones pero no desde la postura sectarita y antidemocrática de no invitarlas.

La razón que expusimos para ello era de que independientemente de lo que el PC, Komunistak (por-ejemplo) nos parecieran a cada uno, era evidente que, en las comisiones, en los comités, en los biltzarrak, etc. tenían gente y dado que al F.N.V. se tendría que asentar fundamentalmente sobre éstos, era sembrar el divisionismo "a priori" el no invitar democráticamente a éstas discusiones. Se nos contestó que no, que eran españoles y que en un frente nacional no tenían cabida. La votación dio todos los votos contra nosotros.

Es muy importante el que sobre este punto explique toda la organización lo que piensa. Mientras tanto seguimos asistiendo a esas-reuniones.

Después de esto se planteo el problema de las hojas que habíamos lanzado en febrero contra dicho reunión (fueron de varios tipos), acusándola de intento sectarista de derechas para dejarnos desplazados y para hacer manejos.

En realidad hubo por nuestra parte, un apresuramiento de postura sobre un conocimiento no exacto de los hechos. Dichas reuniones no eran oficiales. Se dieron, simplemente, entra militantes de distintas organizaciones (los milis afirman que responsables de la mesa de Gipuzkoa asistieron invitados por ellos?) pero no a nivel oficial. Se nos exige una autocrítica, o que de otro modo seremos expulsados de ahí (mejor dicho, que no asistiremos a la próxima reunión.) Está ya votado.

El texto de nuestra rectificación dice: 

RECTIFICACION

A comienzos de febrero, aparecieron en Euskadi unas hojas firmadas por nuestra organización haciendo público la existencia de  reuniones oficiales entre distintas organizaciones políticas de  cara a la formación de un FNV y denunciando el haber sido excluidos de las mismas.

En realidad no existieron tales reuniones con carácter de oficialidad, sino que se realizaron simplemente a nivel informal entre e lamentos de algunas organizaciones políticas. Creemos que es deber nuestro el rectificar la información de los hechos que allí dábamos y el criticarnos por hacerlos públicos, sin constatar la voracidad de los mismos.

Desde éstas líneas ETA afirma la urgente necesidad de desarrollar un auténtico Frente de fuerzas obreras y populares que eliminen lo opresión nacional a través de la destrucción del Estado Fascista y de la clase dominante a quien defiende.

Decíamos hace un rato: "su nos exige una autocrítica o de otro  modo seremos expulsados de ahí". Ante esto las preguntas que puedan nacer van desde al ¿por qué estamos? hasta el ¿qué nos importa que nos echen?. Tratamos de  responder según lo que al respecto piensa la dirección:

1.— Estamos hasta que la organización decida si seguimos

2.— La dirección piensa que eso no es un frente y que no es así como su consolida el frente.

3.— Parte de le dirección está en contra de meternos hoy en líos de frente.

4.— Parte de la dirección (y según los informes Barnu-Lanak del h-alde 3, informes del H—I, etc. también sectores de muchas zonas)son contrarios a la formación de un  frente cualquiera.

5.— Otra parte son favorables: parte de makos, zonas del 0-3, etc.

6.— En cualquier caso el seguir ahí —sin que puedan echarnos— sirve para que se plantee claro y  desde los intereses de la revolución el problema del Frente y la ruptura con los clichés frentistas metafísicos que nosotros mismos hemos creado en nuestra historia.

7.— Parece que algunos elementos de otras organizaciones tienen "espacial interés" en que no estemos en tales reuniones. Por ello nos parece que no ayuda nudo pura romper mitos de "falsos frentes" el que nos echen por no rectificar una falsa información dada por nosotros. Si molestamos a alguien que nos echen porque planteamos un programa revolucionario que no lo pueden aceptar y no por triquiñuelas baratas.

8.— Efectivamente, los hechos qua denunciamos obedecían o una falsa información.

9.— La autocrítica no es tal en  tanto en cuanto a nuestra concepción sobre tal o cual grupo sino sobre al apresuramiento en dar una información sin conocer bien los hechos.

Do éstos 9 puntos nos parecen fundamentales el 1, 6, 7 y 8, y sobre ellos hay que centrar la discusión.

Tras haber llevado la discusión sobre nuestros famosos papeles, se inició una discusión un la que acusábamos de calumnia las declaraciones de "conocimiento directo", "arbitrariedad", etc., que sobre el AE han hecho ellos contra nosotros. Pero dejamos este tema pare que lo explique la dirección en otro sitio.

Otra de las cosas que nos pedían era que cortásemos la repartición de los documentos de los de Burgos porque era anti-frente y además obedecía a las “calumnias”(?) nuestras sobre el Frente. Respondimos que la primera reunión “oficiosa” se realizó el 16 de Enero; la carta está fechada el 1 de Enero, luego no es posible. Los milis dijeron que eso era verdad, pero que era debido ala información tendenciosa del Análisis de la Coyuntura.

Siguieron diciendo cosas por el estilo, pero nosotros afirmamos que eso era independiente y que se seguiría repartiendo.

Y hasta aquí —o sea que a nivel de trabajo político nada— se resumen las reuniones entre las organizaciones llevadas hasta ahora.

A medida que se vayan desarrollando iremos informando de todo, con actas, resúmanos, etc.

Pasamos ahora a presentar los cinco puntos del programa.

Faltan muchas cosas como son la ligazón de los objetivos finales de la clase obrera con este programa, etc.. que los iremos discutiendo progresivamente en los Kemen y publicaciones internas.

Hasta entonces nos parece urgente centrar la discusión sobre dos puntos:

I.–La propio existencia del Frente

2.–El programa.

 

PROGRAMA

1.- Destrucción violenta del Estado e imposición de los consejos populares armados de obreros, arrantzales, etc.

2.- Derecho a la separación y reunificación nacional, ejercicio a través de un Gobierno Popular Vasco compuesto por Consejos Populares de obreros, arrantzales, etc.

3.- Socialización de los bienes de la Oligarquía, de los imperialistas y demás contrarrevolucionarios.

4.- Igualdad efectiva del euskera y erdera e implantación de la cultura popular vasca.

5.- Libertades políticas y sindicales.

1.- Destrucción violenta del Estado e imposición de los consejos populares armados de obreros, arrantzales, etc.

Aún cuando al explicarlo al pueblo sea uno de los puntos en que más hay que insistir creemos que está suficientemente discutida en nuestra organización la necesidad de la destrucción violenta del Estado. Es por ello que lo dejamos a un lado y centraremos la explicación de este punto en la necesidad de incluirlo en el programa del frente, y en los órganos que sustituyen a las fuerzas de represión y al ejército del Estado actual.

1.– La destrucción del Estado y el  F.N.V.

Si el Frente Nacional Vasco nace en virtud a le opresión nacional, y si en la base de sus objetivos está la destrucción de dicha opresión y la consecución de las Libertades nacionales de nuestro pueblo, es importante que el Frente examine la naturaleza del enemigo y determine la dirección del golpe que debe marcar en su lucha.

¿Puede el Frente llevar a la  práctica un programa sin haber destruido el Estado actual? ¿Se puede llegar a la libertad nacional sin haber destruido al Estado?

Es evidente que no.

Una concepción tal supondría  tergiversar la realidad. Supondría afirmar que el Estado actual no es el aparato político que defiende los intereses de la clase dominante, supondría separar los intereses de la oligarquía del aparato político que los mantiene.

Una concepción tal mentiría históricamente, pues separaría los intereses del centralismo que devienen de la necesidad de acumulación del capital, de los instrumentos de represión y dominio con los que se ejerce éste centralismo.

En la práctica esto nos llevaría a no precisar la dirección  del golpe revolucionario, a luchar por la eliminación del centralismo anexionista sin dirigir nuestras armas contra al Estado que la mantiene.

La misma realidad nos lo enseña. No son los oligarcas los que directamente juzgan en Burgos, ni los que torturan en Gordoniz, ni los que disparan en Erandio, ni los que crean y suprimen los leyes. Ellos no necesitan hacer esto directamente. Es el Estado, es decir el aparato político de la oligarquía, el conjunto de instrumentos de represión de la clase dominante, el que aborta y reprime todos los movimientos que puedan conducir a nuestra libertad nacional.

Por ello oes de muy sospechar que algunos de los que mantienen la necesidad de la creación del F.N.V., no digan ni una sola vez que nuestra libertad nacional exige la destrucción del Estado. Si no queremos hacer del Frente un instrumento inútil para el pueblo (y por tanto al servicio del poder centralista pues alejaría al pueblo del justo camino de la lucha contra el enemigo) es necesario que esto se plantee la destrucción TOTAL del viejo aparato de los dominantes y la imposición de los nuevos aparatos de poder en manos de los trabajadores y del pueblo.

Por esto, afirmamos que un F.N V. al servicio del pueblo tiene que incluir necesariamente  en su programa le destrucción del aparato político de la clase dominante. No hacerlo es traicionar la posibilidad de conseguir nuestra libertad nacional y es, por tanto, engañar con un falso y utópico Frente Nacional.

2.- Los Consejos populares armados.

Es una de las expresiones fundamentales del PUEBLO EN EL PODER.

La destrucción del Estado trae consigo la destrucción de los aparatos de represión que lo integran: ejército regular, txakurrería, etc. Pero una voz destruido el estado, las tareas económicas y políticas tanto internas como externas del pueblo en el poder exigirán la creación de un ejército popular; para nosotros eso solo será ya el propio pueblo armado, y como su expresión más genuina los Consejos Populares.

¿Quo son Estos Consejos? Pues  simplemente, los instrumentos de los que el propio pueblo se ha dotado en al proceso revolucionario, que en los momentos álgidos de éste, antes de la destrucción del  Estado, han constituido un auténtico poder popular organizado y que tras la destrucción de aquel —democráticamente constituidos— son la representación de los distintos sectores, fábricas, etc.

Existirán Consejos a muchos niveles y es prácticamente imposible precisar de antemano cómo será su organización.

En principio, los batzarrak de pueblo o barrio, los comités y comisiones de fábrica (aún cuando hoy el problema de la democracia puede hacer pensar lo contrario a algunos), los incipientes comités de arrantzales, los nacientes comités culturales populares, etc., son bosquejos de lo que serán los futuros Consejos Populares. Es muy probable que la propia necesidad del desarrollo revolucionario vaya coordinándelos —en el marco de le más estrecha democracia— y vayan constituyéndose así en organizaciones de cierta amplitud. Otras nacerán pujantes en los momentos más álgidos de la lucha, desaparecerán luego, volverán a aparecer, etc.

Todo ello hace el que sea imposible el determinar de antemano  le organización y el nivel en que se vayan a desarrollar. Lo que sí es seguro es  que los principios por los que se habrán de regir son los de una auténtica democracia del pueblo; es decir, no solo por la revocabilidad a todos los niveles (que un términos de intereses populares tiene un sentido revolucionario y no burocrático parlamentarista como en boca de la oligarquía "avanzadilla") sino también por la dirección efectiva —en esa democracia— de las tareas de reorganización económica y política, transformación de la burocracia de los funcionamientos chupatintas por una eficiente organización de los órganos de gobierno, etc..

Entre éstas tareas la fundamental EN EL PROCESO REVOLUCIONARIO es la de la destrucción del Estado y en la época que lo sigue a éste la de:

  1. a) Expropiación sin indemnización, de los bienes de la oligarquía, los Imperialistas y contra-revolucionarios para ponerlos un manos y bajo lo gestión de los mismos trabajadores.

b)Reorganización de toda la economía.

c)Sustitución de los instrumentos de represión del Estado actual por el pueblo armado.

Estos órganos, representativos a todos los niveles, son los que marcan la organización política. El mismo método democrático (revocabilidad popular más dirección efectiva) por el que han sido elegidos y ejercen su acción, marcará el sistema de los órganos superiores.

Es decir: se trata de ampliar y organizar la coordinación democrática de los Consejos hasta la máxima dirección económica, política y social del pueblo y que al mismo tiempo sea el pueblo en su democracia, o sea sus representantes, los que constituyan el ejército popular.

Estos consejos su puedan desarrollar a diferentes sectores del pueblo. Habrá consejos obreros, arrantzales y baserritarras. Habrá consejos estudiantiles. Habrá probablemente, consejos cívicos, (o algo por el estilo de los actuales batzarrak de barrios y  pueblos) algunos de los cuales —sobre todo en zonas proletarias— serán la organización de los propios trabajadores en el pueblo, mientras que otros serán más heterogéneos —sobre todo en pueblos como Durango, Zumaya, etc.— y en su composición entrará desde proletarios hasta profesiones liberales, pequeños comerciantes, etc.

Existirá, a otro nivel, consejos culturales que se irán basando sobre el desarrollo revolucionario de los comités de cultura popular que comienzan a nacer. Quizás existan también consejos específicos de los pequeños comerciantes o de los comerciantes medios o de los pequeños industriales, que puedan participar organizados autónomamente en el proceso revolucionario. Esto ultimo no nos parece muy probable, y la participación de éstos sectores nos parece más previsible en organismos heterogéneos (batzarrak) a nivel de individualidades que como organización específica  autónoma constituida y desarrolladla.

De todos modos es prácticamente imposible el determinar todo esto a priori. Lo que sí es evidente, es que en Euskadi, un concreto, el carácter de la opresión nacional atraerá a bastantes sectores que un otros puntos non reaccionarios (el fascismo tiene gran raigambre en los pequeños comerciantes castellanos) en favor del proceso revolucionario del pueblo.

El F.N.V.  y los Consejos Populares

¿Cuál es le relación qua debe existir entre el F.N.V. y éstos Consejos? Una relación de identidad. El F.N.V. estará basado y formado fundamentalmente, por éstos Consejos.

No negamos el interés que para a frente tiene el que todas las organizaciones políticas se coordinan para potenciarlo, etc.

Pero lo fundamental del Frente es su capacidad de poder; y éste se encuentra en esos consejos populares que dirigen y desarrollan la lucha.

Tener el Frente para darlo 29 objetivos estratégicos y no desarrollar desde ahora su capacidad de poder, es desde luego, (y aunque se opino de "boca" lo contrario ) convertirlo en una apacible y bucólica flauta pastoril que no daña a nadie. Y decimos dañar porque el poder de los consejos está ligado al desarrollo de su violencia revolucionaria.

Quienes piensan así, son los "unionistas" que sustituyen la verdadera unidad de un frente de Fuerzas obreras y populares, por la unidad (?) y el "no nos separemos" entre las organizaciones políticas. Estos señores se niegan a dar el poder al pueblo. A estos no les importa la organización del poder, ni la violencia de ésta. Estos señores son burócratas de la democracia-parlamentarista-diplomática-europea para quienes su única meta estriba en poder pegar un buen "golpe de cartera diplomática" y sacar una octavilla firmada por organizaciones, o conseguir una reunión a la que estén todas las organizaciones políticos de tal o cual matiz.

No negamos el interés que pueda tener esto. Pero desde luego somos enemigos acérrimos de los que tratan de sustituir ésta unión  por la del poder del pueblo organizado. En este sentido somos enemigos de todos aquellos que tratan de convertir el Frente en una burocrática reunificación de 6 u 13 organizaciones vascas.(I)

 (I). De todas formas nos parece correcta esta coordinación cuando se base en desarrollar el poder del pueblo; en desarrollar lo violencia revolucionaria del pueblo y sea una coordinación sin sectarismos.

Si el frente ha de ser un instrumento útil al pueblo solo lo puede ser, ya hoy, en manos del pueblo.

Esto es el carácter actual que debe de ir tomando el Frente y  por el que todos los revolucionarios debemos luchar dentro de él: el poder, en manos del pueblo. Este poder al desarrollarse irá  creando unas coordenadas de dualidad de poderes (el poder de la oligarquía y el de los consejos populares) hasta que la Oligarquía y su podar sean destruidos por la violencia revolucionaria del pueblo y sean impuestos democráticamente el poder un manos de los Consejos Populares.

¿En qué se caracteriza hoy este futuro poder en manos del pueblo? En el desarrollo organizativo de los consejos populares. Transformar la consigna de "el poder en manos de los Consejos  Populares" en desarrollo organizativo de estos instrumentos y la tarea que los revolucionarios y en general todos los luchadores más conscientes debemos de desarrollar.

Desde el punto de vista de las organizaciones políticas, desde la coordinación de éstos, el prisma que debe medir sus relaciones y su labor es precisamente el potenciar este desarrollo de los instrumentos revolucionarios del pueblo para llevar al máximo de potencialidad posible la tarea  de destrucción del Estado.

En éste sentido, incluso todo el programa de Frente que exponemos es transitorio y dependerá del nivel con que las tareas políticas de cara al Estado se vayan desarrollando y de cara al nivel de desarrollo organizativo de éstos Consejos Populares.

¿Cuáles son en Euskadi las relaciones, que la destrucción del Estado exige que se desarrollen con los consejos populares o Frentes de fuerzas obreras y populares de los demás pueblos sometidos al Estado español?

Exige que estas relaciones no se detengan en vacías frases diplomáticas de "pueblos hermanos" sino que eso se transforme en

Organización de la lucha.

Hay una cosa clara y que a lo largo de éste programa la vamos demostrando: que la destrucción TOTAL del Estado actual es una premisa absolutamente necesaria para eliminar la opresión nacional y los "derechos de la minoría en el poder". En tanto en cuanto la naturaleza de éste Estado no es la de una Fuerza extranjera que ha invadido Euskadi (I), en tanto en cuanto su naturaleza es la misma en todos los pueblos sometidos a él, en tanto en cuanto su poder esté desarrollado en un marco correcto, es preciso que haya una lucha coordinada y organizada de todos los pueblos sometidos a ese Estado por la destrucción de éste.(2)

(I) A no ser que digamos que los Oligarcas vascos son "españoles", los policías vascos son "españoles", los txibatos vascos son  "españoles", los coroneles, etc.. vascos son "españoles"...y los españoles podrían preguntarnos por qué les hacemos hijos suyos a todos los reaccionarios de nuestro pueblo.

(2) La destrucción del Estado es un objetivo que aunque se deba situar entre los del F.N.V. es superior a éstos un cuanto que exige que se le destruya al nivel de todo el territorio y por tanto por todo el proletariado sometido a ese Estado. Es decir, que el F.N.V. debe colocar en el eje sus tareas actuales la destrucción del Estado, pero debemos dejar claro que no lo puede realizar sólo por su mente, o sea independientemente.

La burguesía nacionalista nos dirá que no: que el luchar unida con los demás pueblos para destruir al Estado produce "peste contagiosa españolista".

La burguesía nacionalista tratará de engañarnos diciendo que son lo mismo los consejos populares revolucionarios de Madrid, Sevilla o Barcolona que Franco(I) porque todos son españoles.

(I) O en todo caso, los más progresistas, que es equivalente Madrid o Londres en éste sentido. Esta es

una forma más "marxista"(la.- . necesita utilizar el lenguaje marxista para engañar a los trabajadores) de olvidarse de la naturaleza del Estado Español, o del Francés en el caso de Euskadi Norte.

La burguesía tratará siempre de alejar a los trabajadores y a las masas populares de sus objetivos políticos para arrastrarlos tras los objetivos políticos de la burguesía.

Es curioso, por ejemplo, como enjuicia el Z-59 éstas posiciones. Primero nos habla de la "peste contagiosa":

"Unirse con los trabajadores de las dos naciones opresoras (España y Francia) obliga a una seria problemática de explicación de nuestro problema nacional, para evitar que lo ideología dominante (la unidad de los colonizadores) aliene éstas alianzas y las convierta en una negación de nuestra lucha por la independencia".

No vamos a maternos ahora a criticar al independentismo, ni a reflexionar sobre una naturaleza especial que tiene la ideología dominante (que como se verá no corresponde a la clase dominante sino que es producto de la guerra de conquista‑imperialista ocupadora de nuestros inviolables territorios).

Lo curioso es el "obliga a una seria problemática de explicación de nuestro problema nacional”. En esto estamos de acuerdo; no sólo obliga a una explicación, sino a que ellos desarrollen la lucha y agitación por nuestro derecho a la separación.

Pero lo que inmediatamente hacen

FALTAN LAS PAGINAS: 9, 10, 29, 32, 33, 34, 35, 36,  38, 39

FALTA LA PAGINA 9

FALTA LA PAGINA 10

 la acumulación de capital en sus manos.

El proletariado (y su vanguardia al frente de él) debe luchar por la eliminación de las imposiciones de una nación sobre otra; es decir debe de luchar contra la opresión nacional. y por la libertad nacional, debe  luchar por la democracia un la cuestión nacional. Esta democracia se garantiza por la autodeterminación por medio de la cual cada nación o nacionalidad ejerce su derecho a decidir por sí misma y en pie de absoluta igual dad su integración con otras naciones o nacionalidades, en un solo Estado o su libre separación. Es decir, los objetivos antes mencionados los debe conseguir el proletariado por la unión libre y en pie de igualdad y no por la violencia. Es pues el libro ejercicio del derecho a separarse la única base sobre la  que puede  asentarse la unión entre naciones.

Esto exige qua la vanguardia al frente del proletariado deba luchar por la destrucción de la opresión nacional, por la libertad nacional, y garantice las  condiciones reales de "libertad" y un "pie de igualdad" sin las cuales la autodeterminación no  puede ser el ejercicio real del derecho a la separación.

La opresión nacional engendrados posturas incorrectas:

a) el nacionalismo chauvinista o imperialista de gran potencia.

b) el exclusivismo nacional del nacionalismo burgués o pequeño burgués de la nación oprimida.

Como decían los P.I.B. el primero es íntegramente reaccionario, mientras en el segundo subsiste un contenido democrático general que ha de ser apoyado por el proletariado, apartando rigurosamente la tendencia al exclusivismo nacional.

"El Nacionalismo, como postura ideológica, implica la subordinación del todo a lo particular, de los intereses globales de la clase a un derecho particular, pero en la medida en que se trate de un nacionalismo nacido como respuesta a una opresión nacional, la lucha nacionalista de las naciones y pueblos oprimidos (aun cuando esta lucha sea dirigida como ha solido ser la norma en la experiencia histórica, por la pequeña burguesía) tiene un contenido democrático que ha de ser:

— Apoyado por el proletariado de los demás países

— Arrebatado desde al momento en que existan condiciones pura ello, por al proletariado autónomo, como única clase capaz de llevar hasta sus últimas consecuencias dicho contenido democrático general". (Nota nº 4 de los P.I.B.)

Es decir:

— el proletariado de la nación opresora debe luchar y reivindicar el derecho a la separación para  las naciones oprimidas por su nación y debe, incluso, apoyar el contenido democrático de la lucha independentista de la pequeña-burguesía de la nación oprimida.

— el proletariado de la nación oprimida (en unas circunstancias no coloniales y de opresión bajo unas mismas estructuras estatales que el proletariado de una nación dominante) debe: por una parte luchar por la unidad total, incluyendo la unidad orgánica, entre los obreros de la nación oprimida y de la opresora. De otro modo, con todas las maniobras, traiciones y trampas de la burguesía, resultará imposible defender la política independiente del proletariado y su solidaridad de clase con el proletariado de otros países, ya que la burguesía de las naciones oprimidas convierte constantemente las consignas de liberación nacional en un engaño para los obreros "(Lenin); por otra no ir a remolque de las consignas y de la política nacionalista, de la burguesía de su propia nación, sino arrebatarlos como único modo de llevar hasta el fin la  destrucción de toda opresión nacional y la libertad nacional absoluta,

b) A nivel de Euskadi Sur.

La población de Euskadi Sur está formada fundamentalmente sobre la base de dos comunidades–nacionales diferentes aunque en una progresiva integración y con estrechos vínculos tanto culturales como políticos.

Por otra parto asta situación hay que enmarcarla en un represivo y sistemático genocidio lingüístico que la Oligarquía apátrida realiza contra nuestro pueblo a través de su centralista Estado Fascista.

En ésta situación coexisten en Euskadi Sur —aparte de todas las posturas intermedias— (tanto en la clase obrera como en las masas populares) una indiferencia anexionista–imperialista–violenta sobre la opresión nacional en sectores de los inmigrantes por una parte, y un exclusivismo nacionalista (aunque se va descartando progresivamente de sus aspectos más reaccionarios). Esto exigirá de nosotros el ir explicando la necesidad de la unidad de la lucha (unidad que exige le comunidad básica de sus intereses) de toda la clase obrera sometida al Estado Español y la educación, sobre todo a los inmigrantes, a la lucha por la destrucción de nuestra opresión nacional y la consecución de las condicionas reales de "libertad" y  “en pie de igualdad" en las que el pueblo vasco pueda escoger, si lo desea, su libre separación.

2.- Derecho a la separación y reunificación nacional, ejercicio a través de un Gobierno Popular Vasco compuesto por Consejos Populares de obreros, arrantzales, etc.

Vamos a examinar algunas de las posturas que se mantienen respecto a este problema:

1.–Nuestra estrategia debe tener  coma objetivo la separación con un Estado independiente.

Se basa éste argumento en tres promesas fundamentales:

a) Libertad=independencia=separación. "La independencia de Euskadi es otro objetivo: independencia significa nuestra libertad total como pueblo diferente para ser dueños de nuestros destinos" (Z. 59. milis).

b) Estrategia única para Euskadi Norte y Sur. "Ya desde ahora el F.N.L. es dirigente de una misma lucha un todo el País, con una estrategia común, pese a aspectos tácticos diferenciales importantes (Z. 59)

c) Autodeterminación=integración española sobre Euskadi: "la famosa teoría leninista sobre la "cuestión nacional" no es sino una piadosa ética, y por lo tanto falsa, pseudosolución que la nación dominante de un Estado dado no tiene muy en cuenta a la hora de la verdad". (De un Batasuna de ELA–STV).

a) Sobre el primer punto nos parece evidente la clara demagogia que se utiliza trasponiendo términos. Moviéndose en el plano de lo abstracto "la libertad total", "los pueblos", "necesario para participar en la fraternidad entre todos los pueblos de la tierra", etc., se llaga sin más argumentación a una situación "Ya" separada.

El problema de la cuestión nacional es un problema de fronteras. El problema de la libertad es un problema de elegir el futuro nacional, es decir, de poder o no cambiar las fronteras actuales. La autodeterminación es, pues, el derecho a cambiar las fronteras haciendo de Euskadi un Estado aparte. Pero el Zutik 59 hace caso omiso de esta cuestión.

Para é la cuestión no está en crear las condiciones (libertad) para que Euskadi pueda decidir sus fronteras, sino que a través de su demagogia demostrar que eso es algo que se de por hecho. De este modo cambia el verdadero sentido de la libertad nacional (condiciones reales para poder cambiar las fronteras) afirmando que la libertad nacional son las fronteras cambiadas ya. Para añadir seguido que esa es "la base real necesaria para que participemos en la abolición de las fronteras".

A pesar del engañoso y demagógico lenguaje del Zutik 59, éste sofisma es evidente. No se puedo privar al Pueblo Vasco del ejercicio de su libertad nacional, es decir: no se puede privar a Euskal-Herria del derecho a ser ella quien decida la cuestión de sus fronteras. La lucha por la libertad nacional es una lucha por las CONDICIONES REALES en que se puede ejercitar con LIBERTAD éste derecho, pero no es privando éste  derecho para decidir por nuestra cuenta que las fronteras deban de ser las actuales o que las fronteras daban estar situadas de tal o cual forma:,

b) y c) En éstos dos puntos hay una absoluta abstracción de dos cuestiones:- la naturaleza del Estado actual.-la dirección de la historia.

De ambas abstracciones, se varía el contenido de la lucha, se llama estrategia a lo que no es y se identifica, mágicamente, poder oligárquico con poder obrero, a  través del epíteto de español.

A pesar de lo épicamente bello que resulte la concepción del Estado como los destacamentos de los ejércitos imperialistas que aseguran la colonización de Euskadi, la realidad es distinta. El  Estado es el mismo un Euskadi, en Madrid, en Barcelona y en Guadalajara: instrumento de represión de la Oligarquía para perpetuar su dominio de clase, sobre todos los pueblos a él sometidos.

Cuando hablamos de estrategia revolucionaria nos estamos refiriendo al camino para conseguir unos objetivos revolucionarios. La consecución de éstos objetivos pasa necesariamente por la destrucción del aparato político de la Oligarquía,  es decir, por la destrucción del Estado.

Ahí está la cuestión clave de la estrategia revolucionaria. ¿Se puedo arrojar las fuerzas represivas de Euskadi sin destruir al Estado?

¿Se puedo destruir ese Estado en Euskadi sin destruirlo totalmente?

Quienes afirman una cosa u otra están partiendo de situaciones irreales. Pensar que como Euskadi es un país colonizado (y no nos metamos ahora a rebatir ésta falsedad) la naturaleza del Estado fascista en Euskadi es idéntica a la que tenía Inglaterra un la India, o Bélgica un el Congo para deducir que nuestra lucha daba de tener la misma proyección que la que tuvo en esos lugares, es partir de una situación irreal y por tanto llegar a soluciones no solo incorrectas sino UTOPICAS.

Para conseguir la liberación nacional de Euskadi Sur es TOTALMENTE necesaria la destrucción TOTAL del Estado Español. Lo mismo podríamos decir sobre Euskadi Norte un relación al Estado Francés.

Lo otro, el arrojar las fuerzas invasoras, es un la práctica impedir la liberación nacional de nuestro pueblo. Y esto es así porque tras esa consigna utópica se impide la justa dirección del golpe revolucionario.

O se destruye totalmente al Estado o no hay liberación. Y para destruir el Estado es evidente la necesidad de que todas las fuerzas revolucionarias, toda la clase obrera y los masas populares a ese Estado unifique: la dirección de sus tiros hacia su destrucción.

Si la Oligarquía de Euskadi Norte es distinta que la del Sur, si el aparato política que defiende a  una y otra es distinta a uno y otro lado del Bidasoa, si la Oligarquía y el Estado que oprime a Bretones, Parisinos y euskaldunes de Euskadi Norte es la misma si son los mismos fusiles los de Barcelona, Granada y San Sebastián, es evidente que proponer una estrategia única para-Euskadi Norte y Sur es confundir estrategia con lo que no es y supone además el proponer un camino erróneo por el que no puede llegar JAMAS a nuestra liberación.

Pero la demagogia fácil, el cambiarlas de su sitio, etc., no acaba ahí en cuanto alguien trata de pasar de una abstracta "colocación junto al resto de los pueblos de los estados español y Francés frente a los mismos enemigos". (Z. 59) a precisar en la práctica esa unión, el epíteto de "estrategia españolista" aparece en la primera pagina de todas sus publicaciones .

En esto como en todas las cosas se vuelve a falsear la realidad. Si existen cuatro pueblos, con sus características específicas, sometidas al mismo Estado, y si se unifica la estrategia hacia la destrucción del Estado, lo que nace de ahí es una estrategia única y no una estrategia centralista-española. Es una situación parecida a la igualdad "autodeterminación=integración española". En ambas circunstancias no importa, por lo visto la realidad sobre la que se efectúa. El poder de la oligarquía es español; una única estrategia aunque la táctica sea distinta es una estrategia española; un poder de la clase obrera nacida do esa estrategia es española, luego un poder oligárquico y un poder obrero son ambos españoles. Es curioso el ver que quienes limitan los objetivos del proletariado en el Frente a conseguir ciertas leyes sociales (que no se definen qué son), son los mismos que intentan cambiar las cosas de su sitio para demostrarnos que la unificación de esfuerzos para destruir al Estado español es españolismo, autodeterminación es españolismo, que la clase obrera sometida al mismo Estado, a la misma oligarquía, a las mismas leyes, etc., tenga unos intereses comunes que los identifican en la lucha unida por la destrucción de sus opresores es españolismo y que el verdadero internacionalismo se basa sobre el arrojar los destacamentos armados de las fuerzas de invasión españolas, el negar al pueblo vasco el derecho a elegir sus Fronteras, y en todo caso a quo haya ciertas relacionas entre los distintos frentes antioligárquicos en los que la clase obrera lucha por una cierta "legislación sobre la propiedad privada" y ciertas "leyes sociales" para que (como dice el Z. 59") no aumenten sus "sufrimientos" (sic).

Del mismo modo, se nos ocurre preguntar de qué se deduce que la autodeterminación se hace desde un poder "español" (entendiendo —aunque no sea correcto— español como el sometimiento a un poder central en Madrid). Cuando nosotros hablamos de un poder obrero lo hacemos en el sentido mas exacto que esto tiene y no inventándonos una negra historia según la cual el carisma mágico de lo español-centralista sea una realidad tanto con la oligarquía como con los trabajadores.

Nosotros definimos le autodeterminación en unas coordenadas de libertad y pie de igualdad reales en las que podamos decidir nuestra separación o nuestra integración en un Estado multinacional. Si podemos elegir nuestra integración es evidente que no partimos de estar integrados, pues esto negaría en la base las condiciones reales de una justa autodeterminación.

Son ellos y no nosotros quienes afirman que un poder en manos de los trabajadores equivale a una situación de integración, y si lo hacen así será porque en el fondo a lo que tienen miedo es que luchar por un poder en manos de los trabajadores, es decir por el socialismo, los enemiste con la burguesía vasca.

 

2) Postura de los que estando de acuerdo con la autodeterminación, consideran que entre los objetivos de la revolución la vanguardia debe proponer hoy en su propaganda la separación de Euskadi, para de este modo eliminar las desconfianzas y prejuicios nacionales y los haga conscientes de las ventajas de la unión.

Nosotros pensamos que esto es incorrecto. Creemos que es entrar en los límites reivindicativos de la burguesía nacional y esto no elimina los chovinismos y desigualdades nacionales, sino que los azuza.

 Come decía Lenin: "más allá de este límite el proletariado no puedo apoyar el nacionalismo, pues más allá empieza la actividad "positiva" de la burguesía por su afán de consolidar el nacionalismo".

Con esto no queremos decir  que "la clase obrera deba desentenderse de la lucha por la libertad nacional, sino antes al contrario, debo estar al frente de ella "La patria –dice Lenin— es el medio político, cultural y social dado. El proletariado no puede permanecer indiferente e insensible ante las condiciones políticos, sociales y culturales de su lucha".

La argumentación en que se basa esta postura, es por lo general que ella supone el poder arrastrar a ciertos sectores populares. Nosotros pensemos qua en lo práctico no es arrastrarlos por el camino revolucionario (esto supondría el arrancar esos sectores del dominio ideológico de la burguesía) porque se les arrastra tras uno bandera que no es lo de le clase obrera y se los arrastra a costa de dar razón:, fortalecer las concepciones pequeño-burguesas que es normal que éstos sectores (e incluso los del proletariado poseen.

 

3) Postura anexionista–imperialista.

El ejemplo más "tipicalis hispanis" de ésta corriente está dirigido por el reaccionario P.S.O.E. Estos señores (miembros del actual Gobierno Vasco) no admiten la autodeterminación, y cancelan la lucha por la libertad nacional de Euskadi, declarado "por decreto ley", que Euskadi no está oprimida nacionalmente y que España es una.... ¿También grande y libre?

Si es normal que éstas posturas se den en la burguesía y pequeña–burguesía española, es realmente grave que una organización que se declara socialista se dedique a fomentar el chauvinismo de gran-nación cien voces más reaccionario que el exclusivismo de la burguesía de la nación oprimida. Decimos lo de "realmente grave" no porque nos parezca que sea una organización socialista (que evidentemente no lo es, sino de nombre), sino porque es una organización que tiene obreros y a través de ellos supone fomentar el nacionalismo imperialista español en los sectores obreros relacionados con ellos.

Poro no solamente contra ésta escandalosa indiferencia, sino también contra todas las posturas que de una manera u otra hieren el sentimiento nacional del pueblo, por ejemplo. Los términos de "pueblos hispanos" o "de España" por Komunistak y el P.C. que impiden sustraer a las masas de la influencia nacionalista y no tienen en cuente que es preciso un trato especial (no desigual) a la nacionalidad oprimida.

4) Nuestra postura.

Creemos que hoy solo nos debemos pronunciar por el derecho del pueblo vasco a la separación. Así mismo creemos que es deber nuestro el realizar una continua campaña de explicación y exigencia a todos los revolucionarios españoles, porque no solo incluyen el derecho a la separación de las nacionalidades oprimidas en el programa de sus respectivas organizaciones, sino que lo expliquen continuamente a las masas —sobre todo a los obreros— tratando de eliminar de éstas todo prejuicio de "gran nación". Los tenemos que hacer conscientes de que no es suficiente la igualdad formal sino que "como dice Lenin” hace falta compensar de una manera o de otra, con su trato o con sus concesiones a las otras nacionalidades, la desconfianza, el recelo, las ofensas que en el pasado histórico le produjo el gobierno de la nación dominante”.

Esto en la práctica habrá de significar la propaganda, agitación y lucha del proletariado de la nación dominante a favor de los derechos de la nación oprimida, como ha ocurrido con el proceso de Burgos, y todo ello, encauzado a la destrucción del Estado fascista como único-paso-previo-posible-hoy, para crear las condiciones reales de poder ejercitar una justa autodeterminación.

Nosotros no es que creamos que ETA no debe tomar una postura concreta sino que creemos que esa postura sólo se puede —y se debe— tomar cuando se den loas condiciones de la situación política en que se pueda ejercitar el derecho a la separación (esto no es científicamente necesario, aunque en las circunstancias actuales sea lo más probable; en todo caso lo que sí es claro es que hoy no existen condiciones de definirse por una postura).

Solo entonces es cuando la vanguardia de la clase obrera debe tomar una postura concreta ( en un sentido o en otro; por la separación o por la unión) y explicársela al pueblo, ya que sólo en ese momento es cuando se puede juzgar, sobre la base de la situación ideológica de las masas sobre cuál es la solución más oportuna para eliminar toda desigualdad y todo exclusivismo nacionales.

Lo que sí es claro es que una vez ejercitadas la autodeterminación y elegido por el pueblo su futuro nacional, la vanguardia deberá ponerse al frente de ésta dirección y continuar la lucha hasta la abolición completa de todas las diferencias de clase.

Es decir: una cosa es el derecho a la separación que es una postura de principio que se deba mantener en todo momento y que exige la lucha por la destrucción de la opresión nacional y la creación de las condiciones reales de “libertad”, y otra la separación en un momento concreto que habrá que valorarla cuando se plantee el problema.

Nuestra obligación ahora es ir logrando la unidad de la clase obrera tanto en Euskadi entre nativos e inmigrados, como entre la clase obrera de los pueblos sometidos al Estado Español, en base a sus intereses comunes y a la dirección de la estrategia hacia la destrucción de dicho Estado.

Esto exigirá que la vanguardia de la clase obrera de Euskadi haya asumido y se haya puesto al frente de la lucha contra la opresión nacional y que el proletariado haya tomado la dirección de ésta lucha. Exigirá también el eliminar de las masas populares y sobre todo de las clase obrera de los demás pueblos toda postura de chauvinismo, exclusivismo y desigualdades nacionales.

Se les podrán preguntar ahora en qué consiste (al menos en planos generales) esa situación de “libertad” y “pie de igualdad” de la que venimos hablando, y cual es el instrumento político que en manos de los trabajadores garantice esa situación real en que la autodeterminación son el justo ejercicio de un derecho.

Es evidente que tras la destrucción del Estado de la Oligarquía como premisa para que la autodeterminación sea una realidad justa, la clase obrera y las masas populares se dotarán de instrumentos políticos. A nuestro entender el instrumento político más idóneo, aquel en que se concretiza hoy la lucha por la libertad e igualdad nacional y por el que debemos de combatir como objetivo intermedio es:

 

Gobierno Popular Vasco

Su carácter, que nos apresuramos a definir, será el de estar constituido como instrumento provisional de la dictadura del proletariado y tendrá como misiones:

  1. A) Garantizar le puesta en práctica de la autodeterminación en cuanto que ésta no se podrá ejercitar al día siguiente del triunfo revolucionario.
  2. B) Asegurar desde el primer momento lo oficialidad del euskera a la par que el castellano y el desarrollo de la cultura popular
  3. C) Desarrollar el euskera como lengua anteriormente oprimida pare poder hacer de ella un instrumento útil a los relaciones sociales y de producción.
  4. D) En general todas las tareas de la dictadura del proletariado: lucha contra la reacción burguesa, transformaciones económicas, etc.

No queremos decir con esto, que debamos plantear en el Frente el G.P.V. como instrumento de la dictadura del proletariado, sino que nosotros pensamos (y lucharemos por) que en el desarrollo histórico, los consejos populares en los que estará asentado éste poder, serán EXCLUSIVAMENTE, consejos de trabajadores y fundamentalmente consejos del proletariado industrial.

Ahora bien, si la burguesía nacional crea, fomenta y desarrolla consejos de comerciantes, pequeños industriales, etc., que planteen alternativas autónomas como clase y participan en el desarrollo revolucionario, es evidente  que éstos conejos formaran parte de eso Gobierno Popular Vasco.

Pero nosotros pensamos que esto no ocurrirá así, pensamos que su estrecha dependencia del monopolio y los intereses que tiene la oligarquía en mantener de su lado  —a costa de cualquier precio— esa base social, impedirán que la burguesía nacional pueda plantear alternativas autónomas específicamente suyas y que se organice en consejos revolucionarios. Creemos que, en todo caso, sectores de dicha clase se irán uniendo al proletariado en su lucha y otros serán arrastradas por la reacción. Cuando nos referimos aquí a la pequeña-burguesía y burguesía nacional, excluimos de ellas a los baserritarras, pequeños proletarios y estudiantes pues nos parece evidente que cada vez más su lucha se va ligando con la del proletariado y que es históricamente inevitable que estos sectores participen directamente en la lucha por el socialismo, es decir: por la dictadura del proletariado.

Lo que nosotros no debemos hacer (como se pretendió hacer algún tiempo en el Casco Viejo de  Bilbao) es tratar de organizar autónomamente a la burguesía nacional, sino que a los mejores de ellos, a los que su combatividad les pone e puede poner del lado  de la revolución, debemos tratar de organizarlos alrededor de los-consejos, batzarrak (o como se quiera llamar) populares.

Este Gobierno Popular Vasco dependerá en sus formas de los instrumentos que el Pueblo Trabajador se vayan dotando en su lucha para destruir el Estado Burgués. Su relación con los órganos de poder de otras nacionalidades dependerá de los relaciones mutuas que el proceso revolucionario vaya exigiendo desarrollar, de la configuración que vayan tomando los instrumentos de combate de los trabajadores: Partidos, ejército popular, etc. y de la simultaneidad o no del triunfo revolucionario en los distintos pueblos sometidos al estado español. No podemos delimitar de antemano qué característicos tomará el proceso insurreccional y cómo se efectuará la destrucción del aparato del Estado. Puede darse esto en una guerra civil más o menos prolongada en la que unas zonas se libaron RELATIVAMENTE, antes que otras. Recalcamos el "relativamente” porque pensamos que aun cuando la destrucción del Estado no se efectúe de un solo golpe, sí se efectúa en un único proceso. En este sentido cualquier zona liberada, se mantendría como tal en tonto en cuanto su mantuviese en el proceso revolucionario y su liberación total solo vendría con la liberación de todas las zonas, es decir con lo destrucción del aparato político de la Oligarquía; con la destrucción TOTAL del Estado Español.

Este G.P.V. podrá estar en relaciones confederadas en el marco de una República Federada, podrá existir autónomamente o podrá tomar múltiples formas, poro en todos los casos será un instrumento provisional, es decir hasta que se realice la autodeterminación dando así lugar a un Estado Independiente o a formar parte de un Estado único aunque siga habiendo una amplia autonomía de los órganos de poder de Euskadi o una federación, etc.

Muchas veces vemos que algunos de los que ha planteado o plantean la lucha por un Estado Vasco, le dan a éste concepto el contenido que nosotros hemos asignado al G.P.V.; en éste sentido pensamos que es importante el que diferenciamos las afirmaciones de quienes dan a esto el contenido de instrumento político vasco que sustituyendo (tras haberlo destruido) a los viejos instrumentos políticos de la Burguesía, garantiza la puesta en práctica de los objetivos revolucionarios y entre ellos el de las condiciones reales de una justa autodeterminación, con las afirmaciones de aquellos otros cuyas posturas hemos criticado en la primera parte del desarrollo de éste segundo punto de nuestro programa para el F.N.V.

Nosotros consideremos incorrecto el término de Estado en tanto en cuanto esto supone una forma acabada de poder y no una forma provisional de poder hasta que el propio pueblo vasco elija su futuro nacional.

Además de las razones hasta aquí argumentadas para defender  nuestra postura, se debe proponer la autodeterminación en el FNV, porque el programa en el que las distintas fuerzas políticas trabajan unidas; ha de estar compuesto por unos puntos mínimos. De ahí hacia adelante cada organización política podrá plantear lo que  considere más justo. Unos propondrán el Estado Nacional, otros la confederación, etc. Eso es asunto de cada organización. Nuestra postura en que hoy nos pronunciamos por el GPV como instrumento intermedio y no nos definimos respecto e la cuestión nacional sobre ninguna forma acabada de poder nacional: ni sobre el Estado Nacional Vasco separado con las fronteras establecidas en los límites de las siete provincias, ni sobre una confederación de órganos de poder autónomos a un mismo Estado, ni sobre ninguna de la gama de posibilidades que existan.

3.— Socialización de los bienes de la Oligarquía, de los imperialistas y demás contrarrevolucionarios, sin indemnización.

Vamos a transcribir lo que en “este"(¿?) sentido expresa el Zutik 59 de la fracción expulsada en la VI Asamblea, para poder matizar mejor los objetivos que con este punto proponemos.

Dice el Z. 59:

"En los aspectos económicos y sociales el Frente ha de transformar el sistema: para crear una economía al servicio del País, el FNLV procederá a la NACIONALIZACION de la banca, las Comunicaciones y los transportes públicos, la industria pesada, la Minería, y de las otras ramas de producción que son necesarias para la vida económica de Euskadi y que hoy están en manos de los oligarcas extranjeros (e incluso a veces directamente en manos de los imperialistas yanquis). Esta economía nacionalizada no puede en absoluto ser orientada conforme a los beneficios de una minoría, y para aumentar los sufrimientos de la masa trabajadora: una LEGISLACION SOBRE LA PROPIEDAD PRIVADA limitará el ejercicio de la iniciativa privada, el campo de acción de la burguesía nacional, que sólo podrá manifestarse mientras no vaya en contra de los intereses del País. Asimismo, el FNLV, incluirá en su programa una serie de LEYES SOCIALES que aseguren la libertad sindical, la mejora de las condiciones de vida, de las clases explotadas y la participación de los trabajadores en la gestión de las empresas, en la planificación de la economía nacional, y en la dirección política de Euskadi".

¿Qué significa al servicio del País? ¿en manos de quién está el País? ¿existen clases en el país? etc.

En vez de plantear el problema en términos de correlación de fuerzas de clase existentes y del grado de desarrollo de las fuerzas productivas, se plantea de una forma totalmente abstracta y burguesa.

Así mismo al hablar de nacionalización lo plantea a la forma tradicional de los reformistas: de una forma totalmente abstracta y vaga. Dice que para que no se oriente "en beneficio de una minoría" hay que dictar una legislación sobre la PROPIEDAD PRIVADA (que no determina si podrá seguir existiendo o no incluso sobre los sectores básicos de la economía) y añade "siempre que" no vaya en contra de los intereses del País".

Vuelve la ambigüedad y vuelve la palabra mágica: !el país!. Pero dentro del "país" ¿quién determina los "intereses"?. ¿La burguesía nacional? En ese caso volverá el proceso de acumulación de capital y de minorías monopolistas...a no ser que el Estado esté en manos de los trabajadores, pero como esto no lo precisa en el sentido primitivo y lo deja entrever en el negativo al dar a los trabajadores solamente cierta "participación" en la dirección del país  nos quedamos sin saberlo. Por otra parte es claro que si el poder lo tendría el pueblo (y por tanto en su mayoría los trabajadores) éste no se iba a quedar con esa cierta limitación a la propiedad privada en algunos casos.

Por otro lado nos habla también de ciertas (siempre son "ciertas" y nunca se sabe cuáles) Leyes sociales.

Pero ¿quién dicta estas leyes? ¿con qué organismo se ejerce?. Nos imaginamos que se referirá al FNV Pero entonces ¿con qué instrumentos se garantiza? ¿en manos de quién están esos instrumentos?.

¿El F.N.L.V. es una mesa rectora y burocrática, o son los comités de Fábrica, los de arrantzales, los de baserritarras, los batzarras de pueblo?. Si son éstos es evidente que siendo la gran mayoría de éstos sectores proletarios de la industria o partes del Pueblo Trabajador y una minoría muy minoría instrumentos de la burguesía nacional, no se van a conformar con la participación (y no la dirección efectiva), ni con ciertas mejoras (y no con el poder).

Y si no son éstos lo que hemos hecho ha sido, según el Zutik, poner la frontera en Burgos para tener patronos vascos y la ley sindical eficiente (como en Francia) como en otros muchos países donde la economía está "Nacionalizada"        en manos de tres o cuatro. A pesar de sus brillantes afirmaciones del "por supuesto que con esto no pretendemos eliminar la lucha de clases", en la práctica todo el párrafo es inter–clasista y esto, no lo olvidemos, es el eje de la política burguesa. Habla del "país" como si existiese una comunidad al margen de las contradicciones antagónicas entre las clases. Es decir, según él, por encima de las clases existen identidad de intereses entre el proletariado y la burguesía nacional en su etapa de revolución nacional (que en la práctica es el modelo, "a lo vasco", de las famosas teorías de la revolución democrático–burguesa, de la transformación-no-destrucción de la burocracia que hoy dirige el Estado, etc.)

El objetivo de las "leyes sociales" sería según éstos señores el lograr esa cierta participación en la "economía nacional" y en la dirección política del  "país" a los trabajadores. Es decir, para la clase matriz y dirigente de la revolución, para la clase numéricamente más desarrollada, hay una "participación". –¿Para quién deberá ser la dirección efectiva?.

No comprendemos cómo puede decir que "hoy no puede existir une auténtica liberación nacional sin hacer una revolución socialista" y después al concretarlo mantener unas posturas tan "amarillas". En el artículo siguiente del citado Zutik 59 dice que "lo que haría fundamentalmente del frente un instrumento pequeño–burgués sería el que en él se impidiese la manifestación de la lucha de clases entre vascos; concretamente que en nombre de la unidad patriótica se prescindiera de las reivindicaciones socialistas". Si ellos, los expulsados (que en éste escrito se consideran el embrión del "partido obrero independiente) entienden por reivindicaciones socialistas la promulgación de ciertas leyes sociales y otras para "limitar" en ciertos casos el derecho de propiedad para que la iniciativa privada no vaya contra los intereses del país (todas las burguesías del mundo dicen que la iniciativa privada beneficia al país) tendremos que llegar a la conclusión de que los socialistas de todo el mundo desde Marx hasta Baran no tienen ni idea de lo que es el socialismo. El único que tendría una idea correcta del socialismo sería Willy Brandt o Harold Wilson, de los cuales, –antes de leer el Zutik 59– teníamos la impresión de que eran únicamente gerentes de las oligarquías de sus respectivos países.

Si confuso es dentro de las relacionas económicas al llegar el problema de los órganos de control, y gestión de la economía nos sumerge ya en las más oscuras tinieblas.

"Lo decisivo –desde el punto de vista del socialismo– no es el modo de "regulación" de la economía, sino mas bien la naturaleza de la clase fue está en el poder" (Bettelheim) y por tanto ——añadimos nosotros— de los órganos de los que esta clase se dote.

En Rusia los "soviets" de obreros, campesinos y soldados, constituyeron, en sus inicios, éstos órganos. Nosotros no sabemos los nombres que tendrán, pero serán los comités, las comisiones, los batzarrak, etc., de todos los sectores populares que participen en le revolución y fundamentalmente —en Euskadi—, los de los obreros industriales.

Pero sigamos con la crítica al Zutik 59. En dicho órgano tampoco se menciona si la nacionalización se hará con o sin indemnización, si habrá o no expropiación efectiva, etc. Y en éstas coordenadas la Nacionalización puede ser cualquier cosa. Las necesidades de expansión, la situación de improductividad que algunas empresas importantes tienen en manos privadas, etc., hacen que el capitalismo, en la ara de los monopolios, tienda cada vez más a una economía nacionalizada. La industria básica y la banca están "nacionalizadas" en muchos países donde la Oligarquía sigue existiendo.

Si no se liga la cuestión de la nacionalización al nivel de poder obrero, nacionalización no es ninguna medida que beneficie al país.... de los trabajadores y del pueblo, sino que sirve únicamente al país...de la oligarquía.

Y ahí está al problema fundamental. ¿Nacionalizaremos en manos de los oligarcas vascos esos sectores de la economía? !NO!...contestarán los autores del Zutik 39 y luego se callarán. Si se dice que !no! hay que ligarlo al problema del poder obrero, al carácter que tienen los órganos del poder, a la expropiación y a la Indemnización.

Pero en éstas cuestiones todos los partidos reformistas del mundo desde los P.C, moscuteros hasta el último grupúsculo reformista se callan y tratan de engañar a los trabajadores proponiendo  sus programas burguesas con términos más o menos, proletarios.

Así mismo tampoco se menciona en el Zutik si la Nacionalización se extenderá o no a los contrarrevolucionarios en general aunque no sean oligarcas (y es curioso que se "olvidan” de éstas cosas).

El expropiar a todos los sectores burgueses comprometidos con la reacción nos parece una cuestión de principio.

Posiblemente el proletariado sobrepasará progresivamente éste cuadro, especialmente en Euskadi, ya que por su elevado desarrollo industrial las condiciones materiales exigen la socialización de casi toda la industria (que está estrechamente dependientemente  interrelacionada) y ésta cuestión dependerá, en parte, del desarrollo revolucionario a la vez que es una exigencia de que éste se de.

De todos modos nos parece evidente que, a pesar de esto, hay que plantearlo como objetivo mínimo y mucho más en un programa que se presenta ante las organizaciones nacionales que defienden la necesidad de un Frente Nacional Vasco.

El problema del Zutik 59 es que quiere ganarse tantos aliados para el proletariado que se termina olvidando de la existencia de éste. Y no sólo eso: se olvida de que sus aliados principales entre la pequeña burguesía son los arrantzales y sectores de los baserritarras. Parece como si todo su programa esté hecho de manera que la burguesía industrial y la media burguesía en general puada entrar en el frente...aún a costa de minimizar hasta el infinito  los objetivos de la clase obrera. Y de este modo consigue dos objetivos: que por ese medio la libertad de Euskadi y la revolución sea imposible de conseguir y hacer un programa que puede ser asimilado y dirigido por la burguesía nacional a la que trata en todo momento de no enfrentarse. Habrá que deducir que la lucha de clases que dice aceptar entre la burguesía nacional y la clase obrera, se reduce a apacibles con versaciones en las que la brillante cultura de los burgueses apabulla al proletario.

Analicemos ahora su "Postura internacional anti-imperialista". Dice que estará "tomada por el frente en su conducta política exterior". Esto equivale a decir en los acuerdos tácticos.

No dice nada más, ni define el carácter de ésta política exterior ni el alcance de la solidaridad. Pero por aproximación al carácter de sus alianzas tácticas entre las Frentes Antioligárquicos de los pueblos sometidos al Estado Español (que se estudian en otro lugar de éste trabajo) podemos hacernos una idea clara del nivel de ésta postura internacional anti-imperialista.

Dice refiriéndose a las alianzas anti-oligárquicas:

"Dentro de las alianzas, las habrá dirigidas hacia una transformación democrática de los estados español y francés, que reconozca el hecho nacional vasco, y que se corresponda en lo fundamental con los objetivos del F.N.L.V.: naturalmente será el propio Frente quien represente al pueblo vasco en éstas alianzas. A sí mismo, el FNLV será el organismo representativo que entrará en eventuales discusiones con nuestros opresores con vistas a la obtención de una autonomía, de un bilingüismo, etc., que nos guardamos muy bien de considerar como definitivos.

Es decir el F.N. debo solo ser un instrumento que hable con Areliza y los "evolucionistas" ("transformación democrática...") y un instrumento que hable con Franco para que no sea tan tirano. Lo que se sale de éste marco no es de la competencia del FNLV "En otro tipo de alianzas antiologárquicas... será el movimiento (?) vasco quien establezca las relaciones...; los objetivos de estas alianzas desbordan ampliamente los del F.N.L.V.".

Por comparación a esto la solidaridad "con todos los pueblos que luchan por su libertad nacional y especialmente con las nacionalidades oprimidas de Europa", se debe de tratar de organizar comités que vayan a hablar con Nixon para que no sea tan malo y tire menos bombas en Vietnam, o con los "lores" del Estado inglés para que se porten más educadamente en Irlanda del Norte.

Por otra parte parece ser que el Imperialismo está ligado sólo con la opresión nacional de los pueblos y no tiene nada que ver con el carácter internacional de la lucha del proletariado, etc. Pero tras la demagogia de "solidaridad", "anti-imperialismo" y todo eso no se ve una concretización práctica de nada de ello y por tanto debemos afirmar llana y simplemente que no existen más allá de las palabras.

Aun cuando a lo largo de éste punto hemos explicado más o menos nuestros puntos de vista, vanos a resumirlos brevemente. Nuestro objetivo es, expropiar sin indemnización y poner en manos de los órganos de poder populares (batzarrak, comités, etc.) es decir, en manos del Gobierno Popular Vasco, todos los bienes de la Oligarquía los imperialistas y todos aquellos sectores de la burguesía que en el proceso revolucionario se hayan ligado a la reacción.

El Gobierno Popular Vasco será el encargado de realizar las transformaciones económicas pertinentes. Este Gobierno será la representación libre y democrática de los comités, batzarrak, comisiones, etc., que existan y se hayan desarrollado en el proceso revolucionario.


4. Igualdad efectiva del euskera /  erdera e implantación de la cultura popular vasca.

En primer lugar señalar que el anunciamiento de éste punto no ex prosa con exactitud lo que queremos expresar. Cuando decimos igualdad efectiva del euskera y erdera nos estamos refiriendo más a la educación del programa a la lucha actual, que a la formulación de ese punto tras la toma del poder. Cuando el poder político esté en manos del pueblo será éste, libre, quien decidirá el nivel, la función, etc. del euskera y del  erdera, la abolición oficial de u no de ellos, lo paridad absoluta entre ambos, etc.

No hemos sabido cómo expresar esto en la formulación del punto y nos he parecido lo más oportuno el ponerlo en virtud a las tareas actuales y dentro de ella el esfuerzo constante por el desarrollo y la lucha de masas en favor del euskera, para ponerlo y elevarlo como instrumento útil en las relaciones humanas y sociales. Este desarrollo en tanto en cuanto es ejercido contra el centralismo e imperialismo de la oligarquía y en tanto en cuanto esté  fundamentalmente basado sobre la lucha de las masas se convierte en un instrumento de liberación y lucha revolucionaria.

La tan traída y llevada "Carta a los makos" citaba dos fines (una de Pravi y otra de Txabi) que expresan de algún modo la contraposición entre lo revolucionario y lo nacionalista burgués ante la lengua.

El punto límite —decía Pravi— de la inserción de los inmigrantes en el pueblo vasco es la adquisición del euskera. Y el punto mínimo es la aceptación consciente y formal, ya desde ahora, de la política monolingüística del futuro estado vasco".

La lengua es el TODO sobre el que se asienta la realidad del pueblo vasco. La lengua es LO UNICO que marca el límite entre le de separación de la opresión nacional y el centralismo....y mientras tanto la sección femenina de la falange española ha comenzado a desarrollar ikastolas.

De aquí sacan después las conclusiones más disparatadas del mundo: La vanguardia revolucionaria son los proletarios vasco-parlantes. Los baserritarras son el motor de la revolución porque saben euskera, etc.

Pero cuando lo tienen que explicar a las masas, esconden tras una demagogia llena de frases sin sentido ni conexión el verdadero sentido de ésta actitud reaccionaria: "El Frente, dicen en el Zutik 59, defenderá también la EUSKALDUNIZACION....del País. Esto significa  la forma real de adquirir la posesión plena de nuestra propia personalidad, la cual se basa precisamente en la posesión de nuestra  lengua, el vascuence. Creemos que el vascuence se ha de convertir en el idioma útil de Euskadi, es decir en el idioma de producción, de la administración y de la cultura. Naturalmente, la euskaldunización significa dar a los vascos todas las facilidades y todas las fuerzas necesarias para la pervivencia y el auge de su personalidad propia; la euskaldunización no significa pues la imposición del vascuence a todos los habitantes de Euskadi: estatutos culturales de minorías han de proveerse para lar comunidades francesa, española, gallega, etc...

En éste párrafo se engañe la imposición (y según las concepciones "milis" sobre el F.N.L.V. ejercida desde una minoría) del monolingüismo sobro el pueblo tras el "es le forma de adquirir nuestra personalidad" y "convertir en el idioma útil de Euskadi".

Pero, !las cosas claras!. Cuando nosotros decimos "hacer del euskera un instrumento útil en las relaciones humanas y sociales "no queremos señalar nada de lo que estos absolutizadores del euskera afirman.

Muy dentro de ésta línea una "separata" del Branka afirma:

"Si se tiene de la opresión nacional una visión seria (es decir lingüística) al grado de opresión nacional es fácilmente determinable, puesto que se trata de medir el grado de GENOCIDIO LINGUISTICO"

La concepción de Txabi era totalmente distinta "También existe una forma de hablar el erdera por los vascos no euskaldunes que es tan distinta del español hablado en Jaén, como lo puede ser el español hablado en Lérida del catalán hablado en Barcelona".

Lo que Txabi trataba de explicar es que el euskera no contiene en sí toda la capacidad revolucionaria y creadora del Pueblo Vasco. Y que en éste sentido la lucha por nuestra liberación hacía de lo vasco un sentido político y no lingüístico. Que esto nos lo enseñaba la realidad y que, desde luego, sería reaccionario el despreciar esta corriente revolucionaria por el hecho de que no es en euskera y no corresponde a vascos "euskaldunes".

Lo que se le podría preguntar a Pravi es "si el límite para ser vasco de los que no son inmigrantes es también el euskera". Y a esto podría darnos dos soluciones: una que sí: con lo que el pueblo vasco en el que se tiene que integrar el 94% de la población está constituido únicamente por el 6% de éstos que son vascoparlantes.

Y la otra que no con la que se asentaba en las bases, más firmes del racismo, por las razones "científicas" de constitución en pueblo vasco para los nacidos en Euskadi (y nos imaginamos que querrá añadir de 8 apellidos euskaldunes) es distinta que para los inmigrantes...por el mero hecho de que es tos son "maketos"

Desde luego, según la teoría Praviana de el "punto mínimo es la aceptación, ya desde ahora, del monolingüismo debemos concluir en que Txabi era un españolazo y !por supuesto! no está integrado en el Pueblo Vasco ni en su lucha.

Siguiendo las enseñanzas de éste absolutizador del euskera llegaríamos a muchas conclusiones peregrinas; y profundizando su contenido llegamos a dos conclusiones lógicas:

–que a Pravi no le interesa el desarrollo revolucionario del proletariado y del pueblo vasco salvo el de los euskaldunes o el de los que aceptan , YA DESDE AHORA, el monolingüismo, porque todos esos señores no pueden considerarse Pueblo Vasco. De esto deducimos que ésta teoría además de reaccionaria es imbécil.

–que por ese camino de "las visiones serias de la opresión nacional" etc., podemos llegar a  cualquier sitio menos a conseguir nuestra libertad nacional.

Cultura Popular Vasca:

Como lo que teníamos preparado sobre esto coincide TOTALMENTE con las posiciones del SAIOAK en su HERRIA–CULTURA y aquí están mucho mejor sistematizadas transcribimos íntegro este trozo del cita de trabajo. A nosotros nos parece que está perfectamente explicado el concepto y contenido de la Cultura Popular Vasca y nos parece que cuando lancemos este programa al pueblo (corregido, criticado y aumentado) si estamos todos de acuerdo con dicho contenido se debería sacar tal como está. De todas formas nos gustaría que incluso sobre éste aspecto se nos indicasen opiniones.

5.–Libertades políticas y sindicales.

Estarán exentos de este derecho todos los contrarrevolucionarios.

Vamos a exponer en primer lugar como concebimos la lucha sindical para pasar a continuación a exponerlo que es propiamente al punto: cómo y para quiénes entendemos que deben ser las libertades sindicales y políticas.

Vamos a citar en primar lugar una parte de un trabajo aparecido en la revista "Acción Comunista" y que sintetiza nuestras posiciones.

"La organización de masas de tipo sindical era a principios de siglo el marco en que se desarrollaba la lucha de clases en sus formas más elementales y espontáneas (luego veremos que el sindicalismo ha evolucionado y  que, si éstos rasgos persisten hasta cierto punto, se encuentran combinados con otros diferentes). En este sentido el sindicalismo representaba el marco en que se operaba la toma de conciencia de las masas obreras, al menos en sus primeros niveles. En éste sentido servía de "escuela de comunismo". Los sectores más avanzados de la clase obrera, constituidos en Partidos o grupos políticos (los marxistas en la socialdemocracia, los anarquistas también a veces en organizaciones como la FAI) realizaban en el seno de los sindicatos una propaganda y una agitación tratando de radicalizar a los obreros, de acelerar su toma de  conciencia, mostrando con mayor o menor acierto las líneas que debían llevar a las masas proletarias a la "lucha final", tratando de ganar a sus ideas y concepciones a las masas obreras.

El respeto de la autonomía de la organización de masas, representada entonces por el sindicato (que debía regirse por su propia democracia y tomar decisiones conforme a la voluntad de la clase obrera) no se confundía con el de la "autonomía de la  sindical". Nadie pretendía, entre los marxistas, que la acción sindical —o la acción reivindicativa elemental de modo general— era algo marginal y desconectado de la acción política (sobre todo revolucionaria), aunque la manera de comprender esta —y la conexión entre ambas— fuese motivo de controversias entre reformistas, revolucionarios y anarquistas, aunque los dos últimos su negasen a aceptar la orientación parlamentaria y politicastra preconizada por los primeros, aunque los anarquistas al rechazar ésta, acabasen en su confusión, por caer en la ilusión de una acción proletaria limitada a la estera de los conflictos laborales, del paro y de las huelgas (anarcosindicalismo, etc.

Era ésta inserción de la vanguardia política en la organización de masas la que pude ser caracterizada con la metáfora de la "correa de transmisión'': la lucha sindical era al marco amplio y elemental en que las organizaciones políticas (a veces reformistas o confusas, no siempre "vanguardia") tomaban contacto con las masas y trataban de ganarlas. La concepción de "una correa de transmisión "en el sentido de un aparato sindical que manipula a  las masas, aparato que emana y se confunde con el aparato de un partido es una concepción burocrática introducida por las corrientes social-demócrata reformistas y adoptada igualmente por los estalinistas para sus propios fines (así como por todo el sindicalismo reformista independiente: socialcristiano y demás confederaciones "democráticas") No ara tal la concepción de la izquierda marxista, ni en los  espartaquistas sin en los bolcheviques (al menos antes de su degeneración, pese a lo que puedan afirmar hay "marxistas leninistas" de pacotilla y anarco sindicalistas súbitamente puestos de acuerdo sobre este punto.

Y son esas concepciones, contrarias a toda la tradición democrático-obrera las que parecen recoger hoy grupos políticos que no disponen propiamente de un aparato, pero cuya vocación burocrática se transparenta en esa manera de concebir las relaciones entre una élite que se autoproclama vanguardia y la clase obrera. En este sentido la actitud burocrática aparece como una realidad más amplia y general que la de los aparatos burocráticos e incluso que la de la socialdemocracia reformista y el estalinismo: el empeño tan de nuestro tiempo, de autodefinirse los grupúsculos cono una dirección (construida en el exterior y superpuesta al movimiento obrero) es uno de las formas más sutiles de esta actitud burocrática.

Partiendo de éstas expresiones mal interpretados y mal comprendidas, adoptadas olvidando el contexto histórico y social e que respondían, aceptando implícitamente la tergiversación estalinista de las mismas, los partidos y grupúsculos (reformistas, "revisionistas", m-l que a esto ha quedado reducido el "marxismo-leninismo" con el tiempo o cualquier otra cosa) preconizan a menudo a Comisiones Obreras —organización que asimilan erróneamente el sindicalismo moderno— una función de "correa de transmisión", entre el Partido Guía (a veces compuesto de un centenar de personas con un nivel racional sumamente bajo) y las masas; correa en el sentido burocrático de subordinación a sus manipulaciones de las masas "inferiores". Hablan de una "escuela de comunismo" en la que los "cuadros políticos" se reservan el papel de maestros (los militantes aventajados entremezclan frecuentemente los intereses de la clase obrera y sus ambiciones de promoción social a 'cuadros politicos"), Ya se comprende que tal actitud sea acogida con recelo por el medio obrero- (a quien irrita verso considerado como la "masa" menor de edad que van a modelar a unos "cuadros a menudo, para colmo, sectarios, pedantes y carentes de todo realismo político). Pero es que además la politización de las huelgas o luchas por los grupos no es frecuentemente mas que un intento de superposición a esas luchas de su superposición de esas luchas de sus elucubraciones políticas en general académicas, :sectarias y desconectadas de la realidad concreta; los prochinos suelen llevarse la palma. Así los obreros ven en tal intervención una desnaturalización de sus objetivos (tan flagrante como la del propio PC cuando pretende encuadrar tales luchas con su estrategia conciliadora y democrático-burguesa). En vez de buscar que la propia dinámica de esas luchas abra los ojos a la clase obrera, tratando de contribuir en lo posible a dar vigor a esas luchas, a aportar orientaciones que les hagan ganar eficacia y profundidad al mismo tiempo, nuestros grupúsculos su empeñan en marcar esas luchas con su extremismo utópico. Proponen así consignas perfectamente inadecuadas el nivel de las luchas, al grado de conciencia y organización y de conciencia que existe actualmente (4). Confunden paralelamente el nivel de orientación teórica y de propaganda (lucha contra la CNS, modelación de las comisionas recogiendo le experiencia dé los Consejos Obreros, de Fábrica, etc., orientación revolucionaria a suscitar y preparar en los mismos) con el de la agitación y acción inmediata  (las medidas para iniciar osa lucha contra la CNS deban corresponder el nivel general de las luchas y de la organización en general y en cada punta, la defensa de la democracia obrera ha de plantearse actualmente a niveles tan bajos como el destino de los fondos de ayuda, la elaboración y discusión democrática de los papeles que estos lanzan...; la orientación revolucionaria debe limitarse a veces a insinuar la idea del control obrero en las reivindicaciones sobre paro, despido, etc.).

Esta desorientación que los grupúsculos acaban aportando o las luches obreras, este divorcio entre su acción y la de la clase, sirva de pretexto (o de motivo) para un sindicalismo obrerista ingenuo que trata de buscar la solución en al "instinto de clase", en la "unidad espontánea" de las luchas obreras que algunos contraponen en abstracto a la división y al delirio grupuscular.

En realidad, la experiencia cotidiana nos demuestra lo difícil que es pasar del "instinto" a las  formas de lucha avanzada, a una organización eficaz y estable, lo casi imposible, que resulta combatir las mil intervenciones divisoras de la burguesía (por modio de diferencias de salario y condiciones de trabajo, por medio de la diversidad de organizaciones "obreras" tenemos hoy ya varias organizaciones sindicales por medio de oposiciones ideológicas).

La búsqueda de un remedio a esto malos en el sindicalismo autónomo y en un "anti-grupusculismo" abstracto es perfectamente ilusoria.

El fenómeno del egocentrismo grupuscular, sus inútiles luchas de concurrencia sectaria, su óptica de obligo del mundo y de autodesarrollo como única salvación para la clase obrera, sus jactancias de insinuaron como la dirección revolucionaria ante la que  las demás no tienen mas que postergarse, sus suficiencias e intoxicaciones son innegables y hay que combatirlas intransigentemente. Pero concluir de le importancia de los grupúsculos que hay que abstenerse de toda intervención  política organizada (es decir a partir de una organización política) en las luchas obreras, abandonando todo esfuerzo de elaboración táctica y estratégica, de  construcción de una organización revolucionaria (de varias incluso, en la medida de que no tenemos unas bases comunes) concluir que  hay que limitarse —aunque sea la fase actual— al sindicalismo más o menos apolítico y miope abandonando el movimiento o su desarrollo espontáneo, todo es ponerse en el terreno mismo que proponen la burocracia del PC y las sindicales clandestinas, interesados en no ver dicho movimiento radicalizado, es deslizarse a todas las ambigüedades inherentes al sindicalismo.

Nota.- Como no nos ha dado tiempo a acabar seguiremos y lo enviaremos la próxima vez lo continuación de éste punto: cómo debamos enfocar la lucha por las libertades sindicales y políticas y qué características tendrán un el Estado revolucionario.

-----------------------------------------------------

 El sindicalismo revolucionario no aparece hoy sino en circunstancias muy singulares. En los países industrializados es inexistente. Y además, de modo general, rara vez el sindicalismo ha pasado, en el último tercio de siglo, de ser un medio en el que se puede  realizar la agitación a ser una organización, un instrumento de acción revolucionaria. Y cuando  esto ha podido suceder las insuficiencias del sindicalismo han sido bien notorias. En los años 30, en España, después de una grave recesión económica del capitalismo mundial, y en pleno ascenso del movimiento obrero, el sindicalismo se encontró como organización de masas a la cabeza de la lucha. Es un caso raro —en Rusia en 1.917, en Alemania en 1918, en Italia un 1.920.. los sindicatos no abandonaron su sindicalismo y su reformismo—. De todos modos los sindicatos españoles no tardaron en mostrarse incapaces de asumir las tareas revolucionarias para las que, de hecho, ni la CNT ni —aun menos— la UGT estaban preparadas y fueron las corrientes políticas —PSOE, PC, anarquistas, POUM— los que plantearon las alternativas políticas.

Aleccionados por éstas experiencias una cierta repugnancia aparece en los izquierdistas a hacer agitación alrededor del toma "Libertad Sindical". Pues ¿no se facilita con semejante consigna las ilusionas de la clase, obrera sobre el sindicalismo? Hay mucho de verdad en este argumento. No obstante hay que detenerse a analizar qué contenido de la clase obrera a tal consigna y en qué medida ese contenido puedo ser defendido o criticado. Ocurre, en efecto, que a través de esa consigna se exprese la espiración al derecho de libre asociación obrera para la defensa de sus intereses de clase, aspiración que ha de recibir nuestro más completo apoyo, pues es la condición fundamental para el desenvolvimiento del movimiento obrero, de la conciencia de clase, de la democracia obrera. La solución hay que buscarla sabiendo presentar un modelo de asociación obrera no burocratizada capaz de asumir los tareas reivindicativas más elementales, apoyándolas para ello en la experiencia de las Comisiones Obreras y de los Comités de Fábrica. Hoy el apoliticismo sindical es fundamentalmente una ideología burguesa que expresa los deseos de las clases dominantes de admitir la discusión sobre salario a condición de que el sistema del trabajo asalariado (el sistema capitalista ) no sea puesto un entredicho."

Las COs (de base, es decir, constituidas en la empresa o en el barrio) así como los CF aparecen como al tipo mismo de organización de masas que representa para éstas algo concreto, próximo, tocado con las manos. Y al mismo  tiempo, al tipo de organización en el que el dilema burocratización-democracia obrera su ha puesto de manifiesto claramente, el tipo de organización en el que es posible todavía llevar una lucha contra las tendencias burocráticas, construir el edificio de abajo arriba. Las COs enlazan con una tradición proletaria reaparecida últimamente en los Comités de Base en Italia y Francia; enlazan, pues no solo son una "tradición", sino con el fruto de la experiencia más moderna y de las decepciones de la clase obrera frente al-sindicalismo moderno. Para poder contraponer eficazmente éste tipo de organización en la CNS es fundamental que estas comisiones (o comités) sean lo más representativas posible aunque para ello el primer paso puede ser la organización de los obreros más conscientes que con su práctica hagan posible el que el colectiva obrero elija a sus representantes. La situación de unos representantes ilegales que exigen unas reivindicaciones legales no es una utopía; se ha producido por ejemplo en el cinturón industrial de Pamplona , en el que las comisiones obreras son el centro organizador de las reivindicaciones, huelgas y manifestaciones. La base mantiene a éstos representantes porque sabe que defienden sus reivindicaciones y sabe también que la empresa, quiera o no, tendrá que discutirlas con ellos; la conversión del nivel reivindicativo en nivel político se produce sin trabas.

La lucha contra la represión ejercido y organizada por el Estado contra éstas asociaciones de les obreros hay que hacerla por el único método eficaz: la movilización de la clase obrera, de las masas para proteger de ésta manera las libertades ya tomadas y para poder usarlas con menos pel 

FALTAN LAS PAGINAS: 9, 10, 29, 32, 33, 34, 35, 36,  38, 39  

FALTA LA PAGINA 29 

.... tros quienes dogmaticemos sobre la necesidad de volver a las fuentes prístinas de lo vasco-vascuence sin lo cual caeríamos en la alienación total. Nosotros debemos luchar para que al pueblo se le den las condiciones para la reapropiación de las funciones lógico-simbólicas de las que se le ha expropiado. Debemos pregonar que el eusquera no es inferior a cualquier otra lengua de la Península, como tampoco superior. Debemos luchar con el pueblo para tener la posibilidad real de recuperar el euskera, de transformarlo y de incluso abandonarlo si así fuese su deseo: !deseo nada probable por cierto!.

No es pues con un maximalismo voluntarista como haremos un beneficio al euskera; no será diciendo que al Euskara lo es todo como meteremos en la lucha por al euskera a quienes no sienten ninguna apetencia o necesidad por él. Luchar por el euskera es motor ya hoy en todos los programas de las fuerzas políticas progresistas, una exigencia irrenunciable: paridad absoluta y total del euskera y el castellano. Idénticos medios de subvención a todas las lenguas peninsulares desde hoy mismo. Enseñanza bilingüe, hoy mismo, en todas las lenguas estatales y en la Universidad.

Si en Euskadi no nos hemos propuesto todavía luchar de esta forma revolucionaria, con plantes en las escuelas estatales, con huelgas en las fábricas y universidades, con no envío de niños a las escuelas estatales y manifestaciones de padres de familia ante escuelas y ayuntamientos, etc. es decir, si no estamos practicando la lucha revolucionaria con todos las medios de presión de las masas vascas, ¿Cómo querremos que secunden nuestros deseos los restantes pueblos peninsulares?

Si el euskera no entra en ésta corriente de contestación masiva se irá a pique porque todos somos conscientes de que el trabajo individual, por muy ímprobo que sea resuelve muy poco. Si no movemos masivamente al pueblo vasco y a todas los masas peninsulares por ésta reivindicación mínima cual es la paridad total y el bilingüismo desde hoy, él mismo condenará la imposición maximalista de quienes quieran imponer el euskera algún día a todos y por la fuerza".

Estas son unas libertades y reivindicaciones para luchar ahora. Ahora bien ¿cuáles y para quinos serán éstas libertades una vez que el pueblo haya tomado el poder? La consigna esquemática puedo ser esta: amplias libertarles para la clase obrera y las masas populares y dictadura sobre la oligarquía y todos los contrarrevolucionarios. Estas libertades sindicales y políticas por las que ahora lucha el proletariado y que le son negadas por la burguesía en el poder ¿las concederá el proletariado tras conquistar el poder? Evidentemente que no. Como decía Lenin "todo obrero consciente que no ha roto con su clase, comprenderá desde el primor momento que sería insensato permitir la libertad de reunión y asociación a los explotadores. La burguesía cuando era revolucionaria, ya en Inglaterra en 1.649, ya sea en Francia en 1.793, no ha acordado jamás la libertad de reunión a los monárquicos ni a los nobles que llamaban a las tropas extranjeras y se "reunían" para organizar tentativas de restauración". (Lenin: "Tesis sobre la democracia burguesa y la dictadura del proletariado").

Vamos a hacer ya de pasada a "algunas cosas" que se dicen en al Zutik 59 tantas veces citado. En al apartado FNLV y la lucha obrera, dice que a nivel de fábrica los interesas inmediatos de los obreras son idénticos (lo que lógicamente quiere decir que fuera de éstos "intereses inmediatos" existen diferencias de intereses entre autóctonos e inmigrados) pero que a "nivel sindical" los "obreros vascos" se autoorganizarán en un sistema–sindical propio para influenciar en el FNV. Todo este apartado en su conjunto es profundamente roas donaría. Por una parte separa radicalmente los intereses inmediatos–reivindicativos de los intereses últimos de la clase obrera. Si los obreros de una fábrica luchan por ejemplo por la subida de salarios, su verdadero interés se concentra en la abolición del sistema del trabajo asalariado y la vanguardia lo que hace es ligar una cosa con otra y esto es lo que no entiendan los señores del Z-59 cayendo así un mayor de los reformismos. Mientras que la lucha por las reformas sólo tienen sentido en cuanto se liga con la lucha por la revolución, los del Z-59 lo plantean como objetivo en sí mismo, dejando lo "otro" (la revolución) para los "guerrilleros". El que los obreros de una misma fábrica tengan los mismos intereses reivindicativos es lo que permite (entro otras cosas) que puedan llevar un proceso de politización y radicalización semejante.

La división que se realiza en el seno de la clase obrera de Euskadi aparte de no tener ningún  fundamento científico es totalmente reaccionaria. El criterio que uno de los autores al Z-59 exigía en otro trabajo anterior suyo (critica al artículo sobro F.O. en el Kemen 1) para formar parte del pueblo vasco era (a parte de vender su fuerza de trabajo en Euskadi) el reconocimiento del monolingüismo como pilar de la futura sociedad vasca y la intención individual de "euskaldunizarse" (la crítica a éstas posturas está muy bien expuesta a nuestro juicio en el Saioak 2). Por otra parte mantienen que la lucha de lo que ellos dicen obreros vascos y la de los emigrados marchan por diferentes caminos y tienen diferentes intereses. Esto lleva en la práctica a separar la organización de los obreros "vascos" (es decir euskaldunes) de los inmigrados. A éstas aberraciones llegan en la práctica siendo consecuentes con sus "teorías" (según nuestras informaciones ya lo están intentando poner en práctica en Ulgor, en Mondragón). Los aliados objetivos de la clase obrera "vasca" según ellos son las "clases burgueses, pequeño–burguesas" mientras que los inmigrados son unos extraños (sin hablar ya de la clase obrera de otros pueblos).

------------------------------------------------


ANEXOS

EUZKO ABERTZALE LAGUNTZA (A.P.V.)

Informe leído con ocasión del primer contacto con vistas a la constitución de un Frente Nacional Vasco.

Hace mucho tiempo que en Euskadi se habla y su escribe sobre la necesidad de constituir el FRENTE NACIONAL ABERTZALE. Hasta hoy, este trascendental problema no ha pasado de las palabras.

Es cierto que su difusión ha sido lo suficientemente amplia como para llegar a conocimiento de todas las capas populares de Euzkadi, principalmente en la parte peninsular.

La idea, que no es nueva, siempre estuvo, y hoy tal vez más que nunca, en los deseos del Pueblo patriota.

En les calles de Euzkadi, fábricas, oficinas, siempre las mismas preguntas, cada vez mayor alarma e inquietud: Qué hay del BATASUNA? Qué sabes del FRENTE NACIONAL? Es que, ni en los momentos más trágicos y los que se avecinan para la suerte de Euzkadi y de todos los patriotas, tampoco hay un mínimo de sensatez, que, orillando personalismos (siempre condenables), intereses de organización, grupo o par

FALTAN LAS PAGINAS: 9, 10, 29, 32, 33, 34, 35, 36,  38, 39  

FALTA LA PAGINA 32

FALTA LA PAGINA 33

FALTA LA PAGINA 34

FALTA LA PAGINA 35

FALTA LA PAGINA 36

vasquizante, que desborda a la actuación individual de las organizaciones de la Resistencia Vasca, traduciéndose en un continuo debilitamiento de los valores nacionales El tiempo está en su favor y en contra nuestra. Una prueba evidente de cuanto decimos se refleja en Euzk. S. en el constante retroceso del euskera y en la cada vez mayor población de lengua erdeldun.

Es claro, pues, que si los opresoras de Euzkadi lograren estabilizar la situación de la lucha, en las condicionas actuales, la muerte de Euzkadi sería cuestión de tiempo; sin más. El tiempo está en favor de la opresión, y en contra de Euzkadi.

Tienen para ello todo en sus manos: Prensa, Radio, Televisión, etc., que con su incesante labor demoledora, bajo control y dirección estatal; acusan los mayores estragos alienantes en la conciencia del  Pueblo Vasco.

Una muestro palpable de este "lavado cerebral" del que los vascos estamos siendo objeto, se refleja en comentarios aparentemente intrascendentes, que escuchamos con frecuencia en nuestro Pueblo, incluso entre militantes abertzales.

Por ejemplo: viernes que viene jugo el Sparta de Praga contra el Real Madrid; el primer partido es aquí; "¿Dónde un AQUÍ? En Madrid, Capital del Estado opresor español.

Entre "refugiados" vascos, en E.N "Si, porque aquí en Francia..."

Del mismo modo, es asombroso como un !eh! lo hacen inmediatamente reaccionar y subsanar el error. Pero.., con el tiempo? Sobran los comentarios.

Y en que al espíritu, el subconsciente, empieza a causar los efectos de la machacona propaganda española, que busca destruir la personalidad vasca,  trasplantándonos la suya. Y... con el tiempo?

Puedo haber distintos remedios y cuantos más se apliquen mejor; aunque para nosotros el más eficaz o indispensable está en la intensificación máxima de la enseñanza del euskera. De un euskera comúnmente inteligible, sin menoscabo naturalmente, del vocabulario tradicional en las zonas que en mayor o menor grado conserven nuestra lengua.

Para las que lo han perdido totalmente (entre otras, la Margen izquierda de Vizcaya) a nuestro entender la solución es clara: debe ensoñarse euskera unificado; que ha de ser en el futuro el medio de entendimiento común para toda Euzkadi.

Bien: sabemos que existen serias dificultados para la aplicación del método único, y es por eso que aprovechamos este momento para pedir a todos la máxima comprensión y flexibilidad, ya que entro las cosas que podremos lograr dentro de la legalidad, está la del reconocimiento oficial del euskera y su enseñanza en las escuelas y centros privados. Pero, todo ello puede llegar cuando el euskera sea una realidad en la calle y no antes. Por eso, es importantísimo el buen entendimiento entre nosotros.

Al FNV, como organismo supremo dirigente responsable de la lucha por la Liberación Nacional de Euzkadi, lo vemos organizado en diversos frentes o secciones:

FRENTE POLITICO

FRFNTE. CULTURAL

FRENTE MILITAR

FRENTE ECONOMICO

FRENTE OBRERO

Nosotros aquí haremos mención de los FRENTES:ECONOMICO Y JURIDIC0.— F.E.: El FNV debe auto-financiarse por sus propios medios, o será financiado por las organizaciones que lo integran?

F.J.: Plenamente autónomo, dentro del FNV será quien juzgue de la actuación de los demás frentes, de las organizaciones que lo integren en materia que afecte a los principios acordados en al FNV, de las conductas personales y de todo otro acontecimiento, que sea tras

FALTAN LAS PAGINAS: 9, 10, 29, 32, 33, 34, 35, 36,  38, 39

FALTA LA PAGINA 38

FALTA LA PAGINA 39 

principales del Frente fueran tomadas, particularmente.

Cuando este punto sea violado por unos u otros, el "Frente Nacional" tomará duras medidas contra eso grupo; y sin más, echará a estos del Frente, delatando lo sucedido ante el pueblo.

EL FRENTE NACIONAL, UNA FEDERACION

El Frente no puede sor una unión, sino una reunión. Es decir: es bueno en todos los sentidos que cada organización tenga libertad orgánica. No hay que mezclar y unir los organizaciones, sino reunirlas.

Para ello, cada organización, tendrá su gente particular, sus grupos, sus ramas de acción, etc., y estos en cada organización estarán debajo de sus dirigentes, que queremos organización, y no una salsa confusa.

Cada uno lo suyo

ORCANIZACION CULTURAL

En éste tema tenemos qua comenzar a contactarnos desde hoy mismo. Tanto ikastolas, editoriales vascas, locales de reunión de los pueblos, grupos de folklore , etc., las mueva gente abertzale; abertzales de todos los colores. Sin decir cada uno de que fuerzas es amigo se pueden conseguir pronto grandes frutos, después de coordinar los trabajos culturales. Es necesario introducirse en todas las organizaciones legales empujando todas las ramas de la cultura vasca.

CONTINUIDAD:

El "quid" del Frente está en la continuidad. Hacia la dirección estratégica del Frente, para poder cumplir esa continuidad, hay que ponerla en un sitio conveniente.

Para respetar esa continuidad, de la misma forma los puntos y fines del Frente no se cambiarán. El que no esto de acuerdo con estos que se quede fuera.

Sin continuidad en la ideología y en la práctica, el Frente no conseguiría nada. Después de analizar los fines, por tanto, el Frente no los cambiará: Hasta cuándo?. Hasta tener dado el primor paso,

EL PRIMER PASO:

Tiene dos partos:

1)—  En el NORTE– Un departamento  euskaldun dueño de la mayor autonomía posible.

2)— En al SUR– Una República de Euskal Herri Sur ésta también lo más libre posible.

EL FRENTE NACIONAL VISTO DESDE FUERA:

No nos vale nuestro trabajo, difícil por sí mismo, ponerlo más difícil en balde. No debemos de ofrecerlas tanto a España como a Francia motivos en balde.

Por tanto a pesar de ser un Frente Nacional, y tener también un fin también, no es cosa clara, qué mejoras, qué ventajas podríamos tener apareciendo hacia fuera todos unidos.

Hacia fuera por tanto debemos hacer DOS SEMI–ORGANIZACONES a pesar de que entre las dos, por arriba estén unidas, y tengan pleno derecho para juzgar. Una los del Norte y otra los del Sur. La situación de las dos partes de Euskal Herria nos obliga a jugar de esa forma: porque, las condicionas son totalmente diferentes, y el hacer una organización sola es teoría vacía.

Los del Norte, podrían ir hacia un departamento euskaldun y los del Sur hacia una República del Sur (formado por las cuatro "provincias"). Esto es hacia fuera.

Por dentro es sabido, aparecerán, la historia de toda Euskal Herria, la economía, las leyes viejas, la literatura, etc. Claro.

Entro estas semi–organizaciones, se pondrá un Comité Coordinador.

Los trabajos culturales, y las demás leyes, se llevarán A LA VEZ EN TODA Euskadi; hoy por ejemplo, como los lleva Euskaltzandia.

QUIEN ENTRA HOY EN EL FRENTE?

Como resultado del Franquismo el grupo abertzale está más dividido de lo debido.

Esta podría sur una solución; el aceptar hoy las organizaciones y no las siglas. Teniendo por cada sigla dos ramas se aceptarán las dos; pero a cada una le corresponderá la mitad del voto que le corresponde a la sigla.

Para poder entrar, sin embargo, se tomarán como DIRECTRICES la aceptación en la práctica de los fines principales, y que sea conocido el patriotismo de LOS DIRIGENTES. Alrededor de estos dos puntos se decidirá si un grupo tiene derecho o no a entrar. La división" de E.T.A. hacia ello es cosa clara. El trabajo del B.T. es abertzale, y sus dirigentes conocidos y probados en el patriotismo. La aceptación es clara. Los españolistas de "E.T.A." por otro lado no enseñan su voluntad abertzale, critican el F.N. por una parte o por otra y los dirigentes qua tienen no son abertzales. La negación viene clara.

Las grupos de E.L.A. por otro lado, todos son patriotas, en su práctica y un sus dirigentes. Se podrán aceptar todas por tanto, pensando por otro lado que se limarán las diferencias entre ellos. Teniendo las cosas así, podrían entrar un el frene éstas fuerzas: P.N.V., E.L.A., E.T.A., Enbata, E.G.I., y lo revista Branka. T

A pesar de que A.P.V. no aparezca como fuerza política el aceptar a A.P.V. nos parece correcto. Y por ser parecido a ésta, proponemos que entre también Anai Artea.

Para que entre alguno más, solo pedirá un programa; y el Frente (3/4) por medio de votación, decidirá si puede o no entrar.

EL PESO DE LOS DIRIGENTES DEL FRENTE:

Está a la vista que "Branka", por decir alguna, y el P.N.V. no se pueden comparar, etc.. Sería bueno, para las votaciones, para los asuntos monetarios, y para la repartición de propaganda poner unos COEFICIENTES.

A nuestra forma de ver podrían ser:

P.N.V.  . . . . . .  3

E.T.A. . . . . . . . 2

E.L.A. . . . . . . . 2   

E.G .I. . . . . . . . 2   

Enbata . . . . .  2

Branka. . . . . . 1  

Anai Artea . . 1

Las nuevas fuerzas tendrán un  punto.

Estos coeficientes o los que les suplan, los decidirá le organización por medio de votación (3/4).

EL ASUNTO DE LAS ACCIONES DURAS:

Las acciones duras las decidirá el Frente. Las acciones que no hoyan sido aceptadas tendrá derecho a condenarlas públicamente.

EL EUSKERA IDIOMA DE TRABAJO DEL FENTE:

El Frente hablará al pueblo en el idioma que le convenga, teniendo un cuenta las condicionas, y dando al euskara, en lo posible, la primacía que lo corresponde.

Dentro del Frente, por otro lado SE DEBE EMPLEAR EL EUSKERA COMO IDIOMA OFICIAL, esto no tiene duda para nosotros, pero si éste punto en opinión de algunos pudiera ser una pega importante propondríamos la votación y decidirlo por al  (3/4).

BRANKA— Febrero- 21-1.971

 

--------------------------------------------

 

UNA OPINION ACERCA DEL PROBLEMA DEL EUSKERA

Paraca que al conocer el problema del otro día algunos su han sorprendido. El problema consiste en si en las conversaciones pro-Frente Nacional se debe hablar en euskara o no.

En la primera reunión, nos reunimos 25 compañeros, y todos a excepción de cinco o seis sabían euskera. Así y todo y aunque en teoría quedamos en hablar cada uno a su modo, y siendo mayoría euskaldunes, hablamos en español, el 90% o más. Siguiendo el viejo modo encajonado por el imperialismo.

Después de sucedido esto, me llegaron algunas quejas en los días posteriores:

1.— Los cuatro compañeros de E.T.A. y no los cuatro a la vez, criticaron mi postura muy duramente, porque habíamos jugado desvergonzadamente un éste punto un el que no debíamos ceder, y yo, siendo el secretorio (moderador) de la reunión, más desvergonzadamente todavía. Que las Asambleas de E.T.A. se hocen desde hace tiempo un euskera, poniendo intérprete al que no lo sepa.

2.— Dos de los tres de Enbata, no sabían español. Precisamente y con la seguridad de que se iba a hablar un euskera, Enbata había elegido tras euskaldunes para esa reunión. Hablando la mayoría en español, los de Enbata me confesaron que habían "en hándicap",

3.— Los de E.G.I. Batasuna, me hicieron saber que el hablar en español en las reuniones de Frente Nacional "era totalmente inadmisible" Que una reunión de eso cariz se debe de hacer necesariamente en euskera.

4.— Branka Nuestro parecer no es como organización (y ya lo sabemos ) comparable con los pareceres de las demás fuerzas; pues no tenemos una organización a nivel del Partido o de E.T.A.. No nos parece que en un acto como este el hablar en euskera es cosa clara.

Tomando esto por base el hacer ver la necesidad del euskera, no fue un reflejo de un momento caliente, sino reflejo de las opiniones, llegadas de las cuatro organizaciones y el respeto para con el Patriotismo.

No pensé de ninguna forma (y dos de los representantes que acudieron a la reunión me han dicho esto mismo) que el Partido pudiera pensar nada en contra de esta postura hacia el euskera. El Reglamento interno del Partido, en al sexto apartado dice lo siguiente (Asamblea de Tolosa 1.933-1-29) "El idioma oficial del Partido Nacionalista Vasco es el euskera". El recordar los dichos y la manera de actuar personales de Arana Goiri, nos parece en balde.

Estando las cosas así, y más directamente, porque dar ejemplo primero nos concierna a nosotros, y porque viene de hace mucho la opinión de que ya es hora que las conversaciones entre los patriotas vascos sean en euskera; por eso algunos jugamos duro en la reunión Difícilmente nos podría condenar alguien, no creemos que a ningún abertzale le parezca "extremismo", la necesidad de hablar un euskera. Antes de empezar a gritos en contra de los curas y de los obispos, necesitamos "euskaldunizarnos", y  concretamente el Frente Nacional, lo demás no es más que farsa y falsedad.

Ya es hora (¡ a cambio de hace, mucho!) que en las reuniones entre abertzales los euskaldunes seamos dueños. Y no por el contrario, el idioma del opresor sea también dueño entre nosotros. Los euskaldunes en nombre de la Patria dirigentes de segunda categoría, y como en las instituciones de los imperialistas y en la Falange, en el Frente Nacional también el euskera dejado de lado. Por medio del Frente Nacional queremos liberar (o iluminar) Euskal Herri y levantar Euskadi. Si el Frente Nacional no es  euskaldun, no será abertzale; y el pueblo abertzale no lo aceptará.

Este punto no es, por tanto, un punto que se pueda poner en duda. Si en el Frente Nacional no se da la legalidad euskaldun donde se dará?

Es por tanto totalmente justo y necesario, el que cada organización mande representantes euskaldunes, y por medio de esto hacer las reuniones en euskera.

  1. Febrero — 1.971

-----------------------------------------------------------

INFORME DE LA ULTIMA REUNION

Posteriormente a haber escrito este informe, se ha celebrado otra reunión de coordinatoria pro-frente. En ella hay tres notas, destacables:

1.— Los milis amenazan con marcharse si se nos reconoce como ETA. Ello es debido a que los secretarios hicieron las actas llamándonos VI Asamblea y llamando ETA a los milis. Nosotros dijimos que ya estaba bien de bobadas e historietas. Que las cosas se hacen con democracia o se van todos a la porra. Los milis pretendían llamarse ellos VI Asamblea y ETA.. Al final aceptaron nuestra propuesta de llamarnos (para los actos internos) ETA Iraultza ala a hil, y ellos ETA Askatasuna ala hil. Está visto que algunos en vez de tratar de construir (posibilidad ya dudosa sobra la exclusiva base de la gente que asiste a dichas reuniones) prefieren llevar discusiones burocráticos y de prestigio.

2.— La dimisión de ELA—berri. No es parábamos que ELA iba a meterse jamás en nada, pero nos dejó un poco sorprendidos el absurdo golpe de teatro con el que dimitieron: En medio de la reunión escriben una nota diciendo que por no estar de acuerdo con el contenido, los objetivos y el sentido que nosotros damos al Frente se marchan mientras que nosotros sigamos en dichas reuniones . . . realmente conmovedor, sobre todo cuando no se habían ni iniciado, ni hablado en ninguna reunión ni de los objetivos, ni del contenido. Cada cual lo podrá interpretar como quiera, pero es un dato más del ambiente total y absoluto de ataque contra nosotros que existe en dichas reuniones: una prueba de ello es que hasta ahora el único tema es discutir contra nosotros.

Tras la dimisión de éstos caballeros y la de Jagi-Jagi que no asiste a más, quedamos nosotros, EGI y los milis y Enbata, mas A.P.V. y Branka. De todos modos queda aún sin discutir la presencia de Branka, pues un ese caso podrían estar otras muchas revistas.

3.— No se acepta nuestra rectificación. Primero exigen que !!rectifiquemos la Carta de Burgos!!. Se basan un que obedece a una información calumniosa y tendenciosa ("El Abertzalismo y la Coyuntura actual”) Naturalmente respondemos que no obedece a ninguna información, sino en todo caso a la opinión de un grupo de militantes que cumpliendo con su "derecho a tendencia" escribieren dicho informe. De todos modos se queda en estudiar la posibilidad de poner una nota indicando que la crítica al Frente que hacen no es a éstas reuniones, pues la carta está fachada el 1 y éstas reuniones comenzaron posteriormente.

Después dicen que la rectificación debe de constar en coger las hojas repartidas en Bizkaia, desmentir todo lo que se dijo allí, afirmar que Branka, EGI, Milis, etc., no son de derechas y finalmente hacernos una profunda autocrítica... en resumen: no se trata de corregir la, falsa información sino de colocarlos en la punta de la vanguardia y afirmar que nosotros somos una banda de "españolazos".

Quedan en hacer ellos una crítica (nosotros les dijimos que hagan lo que quieran y que ya aceptaremos lo que nos parezca justo) para la próxima reunión.

Croemos que es importante señalar que una de las bases sobre las que asientan todo es que hubo gente del Herrialde 3 en las primeras reuniones, cosa que hemos comprobado es TOTALMENTE FALSO, como nos lo dicen la Mesa del H–alde nº 3. Por otra parte hemos recogido la opinión del resto de las mesas de Herrialde y su opinión en que menos autocríticas de bajarse los pantalones y más tirar adelante si es que de ahí puede salir algo.

En consecuencia nuestra postura en la próxima reunión es:

1.– Presentar la siguiente rectificación:

A comienzos de febrero, aparecieron un Euskadi unas hojas firmadas por nuestra organización haciendo pública la existencia de reuniones oficiales entra distintas organizaciones políticas de cara a lo formación de un F.N.V. y denunciando el haber sido excluidos de las mismas como un intento sectarista de la derecha vasca.

En realidad no existieron talas reuniones con carácter de oficialidad, sino que se realizaron simplemente a nivel informal entra elementos de algunas organizaciones políticas.

Creemos que es deber nuestro el rectificar la información de los hechos que allí debamos, y el criticarnos por hacerlos públicos, sin constatar el verdadero nivel de los mismos.

Desde estas líneas ETA afirma la urgente necesidad de desarrollar una auténtica unidad de fuerzas obreras y populares vascas que elimine la opresión nacional de nuestro pueblo con la destrucción del poder de la clase dominante que lo ejercen.

2.–Añadir la nota de la Mesa del H–alde 3 que niegue nuestra participación a ninguna de las reuniones oficiosas, denunciando a los milis por tratar de predisponer, tendenciosamente, al resto de los asistentes contra nosotros.

3.–Añadir que independientemente de que se acepte o no dicha rectificación, nosotros dejamos a un lado las calumnias que a cuenta del Aberri Eguna publicaron contra nosotros, pues pensamos qua se trata de tirar hacia adelante, y no de estancarse en cotilleos, ni en perder 3 meses discutiendo sobre tal o cual organización.

4.–Que proponemos el pasar inmediatamente a la discusión de los "Programas" de las distintas organizaciones prometiendo entregar el nuestro un el plazo de un mes, debido a que está siendo discutido por la organización.

No podamos prever lo que vaya e ocurrir; existe un gran deseo de apoyar a los milis contra nosotros y si no hay razones se inventaran historietas. De todos modos ellas saben que EGI y los Milis solos no representan a nadie. Informaremos en una próxima circular de lo que haya sucedido.

Euskadi 20 – 4 – 71

----------------------------------------------------------

 

CRITICA AL K-6 Y AUTOCRITICA DE PLANTEAMIENTOS INCORRECTOS REMITIDOS

 

Esta critica al K-6 responde por una parte, a los cinco puntos del programa para el Frente Nacional (F.N.), y por otra parte a las interrogantes que nos planteabais en la introducción del K-6. Las respuestas a estas preguntas, las encontramos fuera de tiempo, no obstante a título de que conozcan nuestro Parecer al respecto, os las remitimos en este trabajo.

En cuanto al contenido del K-6, hemos podido observar un corte radical entre nuestros trabajos remitidos anteriormente y la línea teórica organizativa expuesta en K-4.

En consecuencia, este trabajo tendrá dos funciones:

1) Nuestra crítica (TOTALMENTE FAVORABLE (con ligeras modificaciones) a los planteamientos del K-6.

2) Nuestra exposición de planteamientos teóricos incorrectos que la mayoría hemos mantenido hasta la recepción del SAIOAK Nº 2 y KEMEN nº 6

Al efectuar una crítica positiva al trabajo nos retractamos de algunas posiciones teóricas anteriores mantenidas que la realidad nos la ha descubierto como poco acordes, y por lo tanto, desfasados con las necesidades teórico-prácticas de la exigencia organizativa actual.

Así pues, después de profundizar en el contenido de vuestro último trabajo (Z-52. varios números de Berriak. etc.) y muy especialmente el K-6 y el trabajo realizado por el equipo de Escubi=SAIOAK 2; nos ha servido para superar las taras teóricas.

La exposición de nuestros postulados incorrectos, plasmada en varios escritos y crítica por nosotros remitidos últimamente, en especial: CRITICA A BERRIAK-2, y critica A LOS PRINCIPIOS IDEOLOGICOS BÁSICOS Y SOBRE LA ESTRATEGIA, quisiéramos detallarla punto por punto todas las afirmaciones que consideramos están superadas en la actualidad. Desgraciadamente no podemos llevar a cabo la exposición ya que no conservamos las copias de los mencionados trabajos (como os informamos, en aquel cacheo monstruo, nos requisaron junto a los cuadernos, todos estos trabajos).

Por tanto nos vamos a limitar a enunciar en plano general estas posturas equivocas, haciendo hincapié en los puntos fundamentales.

Desde nuestras posturas teóricas actuales, reconocemos que en muchos puntos, nuestros postulados revolucionarios seguían sujetos, en parte, a los planteamientos emitidos en la Vª Asamblea Nacional, es decir, sin romper con los análisis teórico-prácticos que ha mantenido ETA en el periodo 1967-70, en la medida que la organización lo ha hecho a partir de la VIª Asamblea Nacional.

Continuamos con ciertas reminiscencias pequeño-burguesas, sobre todo en referencia a nuestro exclusivismo nacional y al nacionalismo en general; en función de las cuales, nuestro planteamiento respecto a la pequeña burguesía conllevaban cierta dosis de voluntarismos, esto es, sobrevalorábamos el papel de la pequeña-burguesía en la revolución vasca, omitiendo quizás inconscientemente, que ésta solo puede ser revolucionaria en la medida que apoye los planteamientos políticos de la clase obrera.

Estas concepciones teóricas, mas bien ideológicas, estaban asentadas en las Tesis sobre el  Colonialismo, mantenidas por la mayoría.

Estas tesis decían: Euskadi no es una colonia clásica pero tampoco deja de serlo, es decir, Euskadi se puede catalogar como una semicolonia o colonia especial.

Éramos conscientes que desde la perspectiva económica (fundamento motor del colonialismo) en Euskadi no se daban los requisitos esenciales de la colonia, y dábamos una importancia excesiva, para defender catas tesis colonialistas, al factor cultural (determinante principal de nuestras posturas incorrectas).

Esta concepción colonial de Euskadi nos dirigía a plantear una estrategia a escala nacional, esto es, solamente en Euskadi y acuerdos tácticos con las organizaciones de los distintos pueblos sometidos al estado Oligárquico-fascista. Ello nos impedía ver, la absoluta necesidad de la destrucción total del aparato estatal opresor, para la auténtica liberación del Pueblo Vasco; y descubrir así la verdadera dirección del golpe revolucionario.

Somos conscientes pues, del atraso o desfase teóricos que hemos mantenido, condicionados en parte, por la falta de información adecuada nuestra y también por la carencia de libros marxistas, fruto de la severa censura que venimos padeciendo en este mako. Así mismo nos damos cuenta, que en algunos trabajos nuestros, hemos dogmatizado bastante en el contenido teórico, e incurrido en graves defectos de forma, cine hoy nos parecen enteramente insultantes para vosotros.

Tenemos que hacer constar también que algunos puntos equívocos, por nosotros mantenidos, irán a continuación de la crítica favorable a cada punto del K-6; haciendo mención superficial, solamente, a la transformación de nuestras concepciones teóricas.

Como aclaración necesaria, decimos, que la elaboración y discusión de este trabajo ha sido realizado por los 13 militantes que actualmente nos encontramos en este mako, y que en anteriores trabajos no se encontraban aquí algunos de éstos, y en contra, otros que participaron en los anteriores, han sido trasladados a otros makos.

Y como aclaración final, es hacemos constar, la norma que hemos venido empleando en lo referente a la confección de nuestros trabajos remitidos, hemos plasmado solamente los puntos de vista de la mayoría, dejando sin explicar, posturas minoritarias que no estaban en concordancia con esas mayoritarias. Este método no reflejaba fielmente la lucha ideológica mantenida en las discusiones previas, a la elaboración definitiva de los trabajos, con lo cual, las posturas minoritarias e, incluso, individuales de los discrepantes, no eran reflejadas en el contexto general del trabajo. Además admitimos que esta forma de trabajo va contra toda lucha ideológica y por tanto contra todo principio democrático. En lo sucesivo hacemos constar todas las diferencias ideológicas que consideremos oportunas.

Precisamos esta matización, debido a que en los últimos trabajos que es enviamos existían

posturas que no estaban de acuerdo, en parte con el contenido ni con su forma de (redacción) expresión.

 

CONTESTACION DE LAS INTERROGANTES EN LA INTRODUCCION DEL K-6 

A) La dirección de la organización, pide que se pronuncien todos sus militantes, en lo referente, si deben o no ser invitados a las reuniones pre-frente nacional —al tener representatividad en Comités, Comisiones, Batzarrak etc.—, las comisiones P.C.E. y KOMUNISTAK.

Nuestra opinión es:

El P.C.E. y KOMUNISTAK, al tener representatividad real en el Pueblo Vasco, se les debiera haber invitado a las reuniones pre-F.N., en base a todo principio democrático. Negar el acceso a estas reuniones a toda organización que tenga representatividad en la base del pueblo vasco, es puro sectarismo, por lo tanto, contrario a la democracia revolucionaria. Por otro lado, habiendo sido invitados gropúsculos sin ninguna representatividad en los organismos de base del Pueblo Vasco, tales como: BRANKA, ANAI-ARTEA Y A.P.V., creemos que es necesario se les incluya en estas reuniones a las dos organizaciones antes citadas.

B) Decís: "Se nos exige una autocrítica por una información falsa dada por nosotros en referencia a las reuniones de pre-F.N., o de los contrario seríamos expulsados de ahí".

Consideramos que al reconocer vosotros la falsedad de esa información dada al pueblo en una octavilla, era vuestro deber rectificar ante él, por encima de toda "autocrítica" exigida por las organizaciones participantes en esas reuniones. Además, nos parece bien el texto de aclaración que exponíais en la introducción al K-6.

PREGUNTA 2)

" La dirección piensa que esto no es un frente y no es así como se consolida el frente".

En efecto, nuestras actuales concepciones frentistas difieren de los planteamientos —son opuestos— de las organizaciones pequeño-burguesas participantes en esas reuniones. No se puede constituir un F.N. auténtico, hasta que el pueblo vasco, desde la base, se organice en Comités, Comisiones, Batzarrak, etc. En todo caso —como decis vosotros— estas reuniones prefrentistas podrían favorecer la potenciación de estos organismos de base.

Decimos actuales, porque hasta hace muy poco tiempo manteníamos unas concepciones equívocas en relación al frente nacional, motivadas fundamentalmente por la sobrevaloración que hacíamos de la burguesía nacional en nuestra revolución; y también, por el papel de esas reuniones pre-F.N. para su constitución.

PREGUNTA 3)

" Parte de la dirección está en contra y también el H-1 y parte del H-3 de permanecer en cualquier frente".

(Nuestra norma, como sabéis, para conservar los trabajos que nos remitís es, copiarlos de forma camuflada. Por tanto existe la duda en vosotros si este enunciamiento de la pregunta 3, refleja fielmente lo que en el original se decía).

En referencia al planteamiento que dais en este punto, pensamos que no podemos absolutizar desde ahora la importancia que puede tener la creación del F.N., dentro del proceso revolucionario vasco.

Hasta nos consolidemos en un Partido M-L, mientras se constituyan desde la base los organismos de masas, de tal forma que el proletariado dirija la lucha revolucionaria, con lo cual, las condiciones en las alianzas con la burguesía nacional las impondría éste (proletariado), toda alianza iría en contra de la clase obrera y sus aliados. Sólo cuando la relación de fuerzas, en dichas alianzas, sea favorable al proletariado, podremos hablar de F.N., y por supuesto que en esa situación desentendernos con un aliado, sería también ir en contra de los intereses del proletariado.

PREGUNTA 6)

“En cualquier caso el seguir ahí —sin que puedan echarnos— sirve para que se plantee claro y desde los intereses de la revolución el problema del F.N., y la ruptura con los clichés frentistas y metafísicos que nosotros mismos hemos creado en nuestra historia”.

PREGUNTA 7)

" Parece que algunos elementos de otras organizaciones que tienen "especial interés" en que no estemos en tales reuniones. Por ello, nos parece que no ayuda nada para romper los mitos de "falsos frentes", el que nos echen por no rectificar una falsa información dada por nosotros. Si molestamos a alguien, que nos echen porque planteamos un programa revolucionario que no lo pueda aceptar y no por triquiñuelas baratas".

Coincidimos plenamente en la postura que habéis adoptado, cara a la destrucción de los "clichés frentistas metafísicos". Las maniobras y posturas sectarias que es han mostrado en esas reuniones, las habéis superado de una forma revolucionaria que habrá servido "para que se plantee claro y desde los intereses de la revolución el problema del frente".

Vuestra exclusión "de ahí", además de desenmascarar la maniobra sectaria de la burguesía nacional, pensamos que habrá logrado clarificar los postulados contrarrevolucionarios de esas organizaciones participantes, cara al pueblo.

NOTA; No mencionamos las otras preguntas, ya que consideramos que estas respuestas abarcan el conjunto de las nueve en general.

 

* * * * * * * * * *

CRITICA A LOS CINCO PUNTOS DEL K-6

I) DESTRUCCION VIOLENTA DEL ESTADO E IMPOSICION DE LOS CONSEJOS POPULARES ARMADOS, DE OBREROS, ARRANTZALES, Etc.

1.—Destrucción del Estado y el Frente Nacional.

Dice literalmente: "¿Puede el frente llevar a la práctica un programa sin haber destruido el Estado actual? ¿Se puede llegar a la libertad nacional sin haber destruido el Estado? Es evidente que no.

Este punto ha sido quizás el más debatido entre nosotros, pero hemos llegado a la conclusión definitiva de la necesidad absoluta de la destrucción total del Estado opresor, para la consecución de nuestros objetivos revolucionarios.

Nuestra concepción anterior era, mayoritariamente que se podía llegar a la liberación nacional y a la instauración de una Democracia Popular en Euskadi, sin destruir totalmente el Estado. Esto creíamos se podría conseguir con una larga guerra de desgaste, llegando a una situación insostenible —Gran Crisis Político-Económica— con el Estado opresor. En consecuencia decíamos que era viable la violencia política.

Este planteamiento como decíamos en la introducción de este trabajo, llevaba implícito el considerar el problema de Euskadi como colonial.

Otro punto fundamental, se basaba en la realidad actual de las fuerzas políticas en el Estado, interpretando que nuestra lucha era cualitativa. mente superior a la de otros pueblos sometidos a ese Estado, y que esta diferencia se mantendría a lo largo del proceso revolucionario. Esto era considerar la lucha como algo matemáticamente dado, y sin ver las posibilidades de cambios reales que se pueden dar mediante la explicación de una estrategia única contra todo el Estado opresor. De ahí también la consecuencia del error teórico —concretamente estratégico— de propugnar estrategia nacional con alianzas tácticas con los demás pueblos sometidos al Estado Oligárquico-Fascista.

La postura que desecha la victoria política se basaba en:

— El gran desarrollo de las fuerzas productivas en Euskadi.

— La situación geográfica de nuestro pueblo.

— Y fundamentalmente en la imposibilidad de concesión por parte del Capitalismo a una vanguardia revolucionaria que va hacia la construcción del Socialismo.

2.—Los consejos populares armados.

Estamos de acuerdo totalmente con estos órganos de poder del pueblo: en la forma que ex‑

ponéis su posible consolidación y en la misión que se les encomienda en la Revolución Vasca.

3.—El Frente Nacional y los Consejos Populares.

Nos parece bien que "lo fundamental del F.N. es su capacidad de poder", y por tanto que debe ser de fuerzas obreras y populares y no unión de vanguardias. No podemos desviar al proletariado de sus auténticos intereses y de su lucha verdadera, por una unidad con fuerzas pequeño-burguesas que entienden esta unidad de forma abstracta e idealista. La unión es deseable, pero siempre que favorezca la consecución de los objetivos revolucionarios del proletariado y de sus aliados de clase, y no cuando favorezca las pretensiones de la burguesía nacionalista y su deseo de aglutinar la lucha en función del independentismo, de forma sectaria y oportunista.

Al planteamiento que hacéis, cuyo enuncia-miento dice literalmente: "¿Cuales son en Euskadi las relaciones que la destrucción del Estado exige que se desarrollen con los Consejos Populares o Fuentes de fuerzas obreras y populares de los demás pueblos sometidos al Estado español? Exige que estas relaciones no se detengan vacías frases diplomáticas de "pueblos hermanos", sino que transforman en organización de lucha".

Apoyamos plenamente este punto. Hemos discutido extensamente sobre ello y llegado a la conclusión de que a medida vayan consolidándose los bosquejos de estos Consejos populares (Comités, Comisiones, Batzarrak, etc.,) sea inherente a ella crear desde ahora mismo una coordinación de estos Consejos populares de Euskadi con los del resto de los pueblos sometidos al Estado español.

Como ejemplo de la efectividad que pueda tener la coordinación de estos consejos populares, tenemos como muestra la solidaridad adoptada por los pueblos español y catalán, en relación a la coyuntura política surgida a raíz del proceso de Burgos.

Además, es la única forma revolucionaria, para superar los perjuicios y barreras del nacionalismo exclusivista que arrastra parte del proletariado y las capas populares vascas, como también del nacionalismo chovinista de gran potencia (aún más injustificable y reaccionario), inculcado por la Oligarkia española al proletariado y capas populares de los pueblos de la península.

II) DERECHO A LA SEPARACION Y REUNIFICACION NACIONAL, EJERCIDA A TRAVES DE UN GOBIERNO POPULAR VASCO COMPUESTO POR CONSEJOS POPULARES DE OBREROS, ARRANTZALES, ETC.

2) Citamos literalmente: "Postura de los que estando de acuerdo con la Autodeterminación consideran que entre los objetivos de la revolución La Vanguardia debe proponer hoy en su propaganda la Separación de Euskadi, para de este modo eliminar las desconfianzas y perjuicios nacionales y les haga conscientes de las ventajas de la unidad".

Esta postura táctica sería adentramos en los objetivos de la Burguesía nacional, e impediría educar a la clase obrera en la correcta visión de sus auténticos intereses, y en consecuencia de la misma Revolución Socialista.

  1. A) Citamos literalmente: "creemos que hoy solo nos debemos pronunciar por el derecho del pueblo vasco a la Separación".

Estamos de acuerdo en no tomar como principio, hasta que las condiciones lo exijan, tendencias hacia la integración o separación de Euskadi respecto a los demás pueblos peninsulares. Vuestra postura nos parece la más correcta.

"GOBIERNO POPULAR VASCO".

Nos parece acertadísima la nueva concepción de este organismo, para poner en práctica el Derecho de la Autodeterminación, y sobre todo, su carácter de provisionalidad hasta que el pueblo vasco decida su futuro nacional.

Haciendo alusión a la pequeña burguesía
transcribimos: " Cuando nos referimos aquí a la pequeña burguesía y a la burguesía nacional, excluimos de ellas a los baserritarras, pequeños propietarios y estudiantes, pues nos parece evidente que cada vez más su lucha se va ligando con la del proletariado, y que es históricamente inevitable que estos sectores participen directamente en la lucha por el socialismo, es decir: por la Dictadura del Proletariado".

En el punto III del programa, decís criticando al Z-59, que "se olvidan de que sus aliados principales entre la pequeña burguesía son los arrantzales y baserritaras (sectores de estos últimos)". No sabemos si aquí es referís a los arrantzales o no. En todas las discusiones que aquí hemos mantenido, siempre hemos llegado a conclusiones de que los arrantzales no-propietarios, no pertenecen a la pequeña burguesía, debido al lugar que ocupan en el proceso productivo.

En consecuencia, una vez excluidos de la pequeña burguesía los baserritarrak, estudiantes y pequeños propietarios es hacemos las siguientes preguntas:

— ¿Se encuentran en la misma situación que los anteriores —que vosotros numeráis—, los arrantzales, los socios cooperativistas y gran parte de las profesiones liberales?

— ¿En caso afirmativo, no debemos excluirlos

también?

— En tal caso: ¿existiría la pequeña burguesía en el proceso revolucionario? ¿Qué sectores la compondrán?

NOTA: Dado que en relación a las clases existentes en Euskadi, siempre hemos discutido mucho, sin llegar a conseguir una clarificación definitiva, pedimos una aclaración sobre estas preguntas arriba indicadas y que nos mandéis el trabajo que analiza las clases en Euskadi, realizado para la formación de la militancia.

III) SOCIALIZACION DE LOS BIENES DE LA OLIGARKIA, DE LOS IMPERIALISTAS Y DEMÁS CONTRARREVOLUCIONARIOS SIN INDEMNIZACION

Nos solidarizamos plenamente, tanto en el enunciado de este punto, como en las acertadas críticas al Z-59.

IV) IGUALDAD EFECTIVA DEL EUSKERA Y ERDERA E IMPLANTACION DE LA CULTURA POPULAR VASCA.

Sobre este punto estamos en completa concordancia con el contenido, salvo un detalle secundario, en los porcentajes de euskaldunes y erdeldunes: 6 por ciento y 94 por ciento respectivamente.

Basándose en un artículo publicado en "Jakin" cuyo autor es Ibon Sarasola, y en un Estudio Sociológico, realizado por unos curas de Guipúzkoa, las cifras que dan varían considerablemente en referencia a las vuestras: 25 por ciento y 75 por ciento, respectivamente. (1)

(1) Desconocemos la finalidad de los datos antedichos, aunque por otro lado, esta puntualización de los porcentajes no varía el contenido que en él se crítica.

También hemos de puntualizar que el análisis que hace "SAIOAK 2" en su apartado "Herria-Cultura", a la vez que lanza por tierra las concepciones lingüístico-esencialistas, nos muestra en una objetiva exposición la valoración de la lengua y la correcta aclaración de la cultura.

V) LIBERTADES POLITICAS Y SINDICALES

Estamos de acuerdo con vuestros postulados explícitos en este punto, aunque debido a la discusión mantenida señalamos lo siguiente:

El trabajo que incluís de la revista "Acción Comunista" nos ha parecido bueno, en su conjunto, pero algunos estimamos necesaria una aclaración. Esta puntualización que se es pide en lo que respecta a las frases que a continuación transcribimos, nos es para la totalidad. Algunos estamos de acuerdo con lo que cita "Acción Comunista" en función de que la lectura de varios autores como LUKACS, OSSOWSKI, ALTHUSSER, etc., nos ha confirmado lo que vosotros decís.

Transcribimos:

1.— "La concepción de una "correa de transmisión" en el sentido de un aparato sindical que manipula a las masas, aparato que emana y se confunde con el aparato del partido, es una concepción burocrática introducida por las corrientes social-demócratas reformistas, y adaptada igualmente por los stalinistas para sus propios fines"    

2.— "No era tal la concepción de izquierda marxista, ni en los espartaquistas, ni en los bolcheviques (al menos hasta su degeneración)".

3.— "En este sentido, la actividad burocrática aparece como una realidad más amplia y general que la de los aparatos burocráticos e incluso que la social-democracia reformista y el stalinismo"....

4.— ". . partiendo de estas expresiones mal interpretadas y mal comprendidas, adoptadas olvidando el contexto histórico y social a que respondían, adoptando implícitamente la tergiversación stalinista de los mismos..

Como se ve, la primera, la tercera y la cuarta, frases, hacen alusión al stalinismo, y la segunda a la degeneración del bolchevismo.

No tenemos información del stalinismo ni documentación suficiente sobre los errores más arriba citados, imputados al stalinismo, ni sobre la globalmente llamada desviación stalinista. Por tanto, no podemos aceptar, pero tampoco criticar, estas alusiones a la "tergiversación stalinista", "degeneración del bolchevismo" y manipulación de las masas por el stalinismo para sus propios fines... "

Así pues como veis necesitamos aclaración de todo esto.

Una documentación, lo más amplia posible, sobre la época de Stalin en la URSS y sobre su actuación (o sobre la actuación del C.C. del P.C.U.S.) nos vendría bien.

 

NOTA: Nos interesa también información sobre los Comités de Base de Italia y de Francia, que hacéis mención en este punto V del K-6.

*        *

 NOTA GENERAL AL TRABAJO:

Cuando citamos el término Euskadi, siempre nos referimos a Euskadi Sur.

 NOTA: Habréis observado que no decimos nada en referencia a los programas de las organizaciones y gropúsculos asistentes a las reuniones pre-frente, que hacéis alusión en los anexos del K-6. Como ya os indicamos, no poseemos copia alguna al respecto; no obstante fundados en la lectura que hicimos al llegar el K-6, nuestra impresión fue deplorable.

a 1 de sept. de 1971